El portavoz municipal del PSOE Juan Espadas y la concejala Adela Castaño se han reunido hoy con vecinos y colectivos de Sevilla Este para reclamar que el distrito «impulse un proceso de recogida de propuestas y de debate sobre el uso público que tiene que tener el antiguo solar de Remar que no puede seguir durante más años abandonado, acumulando basuras, rastrojos y ratas».

«Es hora, tras dos años y medio en que el Gobierno de Zoido no ha mostrado interés en dar uso a este suelo público ni en plantear alternativas, de que sean los vecinos los que planteen las necesidades de infraestructuras que acumula el barrio» para lo que Espadas pide la «constitución de una comisión vecinal en el seno del distrito conformada por la asociación de vecinos Las Ciencias, los comerciantes de la zona y la comunidad educativa», una petición que el PSOE elevará a la próxima Junta Municipal.

El socialista plantea un abanico abierto de posibilidades de uso a corto y medio plazo que puede abarcar desde el uso inmediato y transitorio como bolsa de aparcamientos adecentado para la zona, hasta la propuesta de una instalación deportiva que dinamice el barrio. Con todo, ha recalcado «que deben ser los vecinos los que planteen las propuestas que más se ajusten a sus necesidades en una ubicación que debe ser cabecera y escaparate del barrio».

De momento, el socialista pide el «urgente adecentamiento de la parcela y que se selle el agujero» lo que considera que «es lo mínimo que se le puede pedir al alcalde ante una realidad como ésta».

Por otra parte, Espadas ha identificado como «la prueba del fracaso de la micropolítica y de la eficacia de gestión comprometida por Zoido» que las plazas de los sectores 9, 10 y 11 de Sevilla Este sigan sin obras de reurbanización «cuando formó parte de la agenda de prioridades con un plazo de ejecución previsto para los tres primeros meses del mandato».

Zoido prometió aquí la instalación de una valla perimetral, el cerramiento, puertas y el pintado de los bancos, un proyecto que parecía listo para ejecutar tras su llegada a la Alcaldía y que incluso valoró en un total de 195.000 euros. «Dos años y medio después, la obra lleva un mes adjudicada y la empresa aún no ha comenzado los trabajos», concluye.