La Gerencia de Urbanismo dará luz verde a las licencias de ocupación de las viviendas del Polígono Aeropuerto que promueve la Fundación para el Desarrollo del Sur de Europa. Aunque la promotora sigue debiendo dinero a la Gerencia, el delegado, Maximiliano Vílchez ha anunciado que a partir de la semana que viene los propietarios podrán ocupar las viviendas que tanto tiempo han estado esperando.

El delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez ha anunciado que “los vecinos podrán a partir de la semana que viene, ocupar y utilizar, las viviendas que estaban esperando desde hace mucho tiempo”.

Debido a una deuda que la promotora mantiene con la Gerencia de Urbanismo la concesión de las licencias de ocupación se ha ido retrasando hasta probar la paciencia de muchos de los afectados.

Vílchez ha explicado que “no podía aprobar las citadas licencias de ocupación, porque la empresa promotora, tiene hasta la fecha, una deuda pendiente con la Gerencia y debido a la normativa vigente no se podían conceder sin afectar la ocupación de las mismas”.

Asimismo, “la Gerencia de Urbanismo iniciará los tramites para abrir la reclamación de las cantidades con la empresa promotora, sin tener que condicionar la concesión de las licencias”, ha señalado Maximiliano Vílchez.

Los tres edificios de la promoción Isbylia se construyen en un terreno de procedencia municipal y son promovidos por la Fundación para el Desarrollo del Sur de Europa, entidad constituida por la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA). Todas las viviendas son de régimen especial, para el beneficio de aquellas familias con menos recursos.

La colocación de la primera piedra de las 583 viviendas protegidas, distribuidas en tres bloques de pisos, tuvo lugar en octubre de 2008. Según los plazos fijados, la construcción de estos edificios debería haber finalizado en el primer semestre de 2010. Dos años, 730 días de espera para las 583 familias afectadas, que por fin hoy vuelven a sentirlas como suyas.

Ya van muchas las páginas de periódicos protagonizadas por acontecimientos que rodean a estas viviendas. Una comunidad que ante las visicitudes se ha mantenido unida y que hoy por fin tiene algo que celebrar, la semana que viene estarán en casa.