Las palmeras de la calle Flor de Azalea han sido podadas por primera vez en su historia. Dicha actuación ha remarcado un antes y un después en la imagen de la calle, que hasta ahora presentaba un estado «lamentable».

Los vecinos de la calle Flor de Azalea no solo han sido testigos de cómo ha cambiado su barrio con los años, sino que han podido ver el progreso diario de las palmeras que adornan las inmediaciones de sus viviendas, que les acompañan desde tiempos inmemorables y que nunca, jamás han visto cortar. De ahí que la poda de estos ejemplares haya sido una demanda continua en los últimos tiempos, por higiene, por seguridad y por imagen, son muchas las razones y una única pero fácil solución.

La reclamación vecinal llegó, a través de Parques y Jardines, al distrito Este-Alcosa-Torreblanca desde donde se ha actuado con la mayor celeridad para evitar las molestias que los vecinos venían sufriendo desde hace tantos años, «del peso las ramas llegaban a la cara y a la calle, la verdad es que se encontraban en un estado lamentable» comentaba el delegado del distrito, Ignacio Flores.

Así la zona ha sido podada y limpiada, un total de 15 palmeras han sido arregladas incluyéndose esta actuación dentro del plan de poda que el distrito tiene establecido durante todo el año.