El portavoz municipal de Izquierda Unida en Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha pedido este lunes al Gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP) que escuche a las asociaciones vecinales y colectivos ecologistas que han alegado al proyecto de la SE-35 y que atienda sus propuestas en aras de salvaguardar la integridad del parque Tamarguillo y de minimizar el impacto medioambiental derivado de esta actuación.

Torrijos ha lamentado que, finalmente, el alcalde no haya tenido en cuenta las demandas ciudadanas y se haya decantado por un trazado para esta vía rápida que atenta gravemente contra uno de los pulmones verdes más importantes de la capital hispalense, al segmentarlo en dos partes, tanto transversal como longitudinalmente. Por ello, ha exigido a Zoido que rectifique y cumpla su compromiso de que esta ronda de circunvalación no supondría ningún daño para el referido parque.

Y es que, según ha denunciado el portavoz de IU, en el proyecto elaborado por el Gobierno local del PP no aparece el viaducto sobre el arroyo Tamarguillo anunciado por el alcalde en su momento, ni tampoco se contemplan elementos destinados a proteger este corredor verde, más allá de un pequeño talud de tierra para elevar la carretera, un quitamiedos y un cerramiento sin detallar en determinados tramos.

Para Torrijos, salta a la vista que el PP está empeñado en primar los intereses privados de una multinacional por encima de las necesidades reales de la población sevillana. Asimismo, ha reprochado a Zoido que en su afán por contentar a Ikea ponga en peligro un humedal con más de 90 hectáreas, en cuya recuperación se invirtieron más de 23 millones de euros durante los últimos años, entre fondos provenientes de la Unión Europea, la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir y el propio Ayuntamiento.

A este respecto, Torrijos ha indicado que Izquierda Unida fue el único grupo político que ya en el Pleno de mayo de 2012 se opuso a la modificación presupuestaria aprobada por el PP para asegurar el tramo de la SE-35 a Ikea mediante el desvío de 29 millones de euros que correspondían a obras en barrios con bastantes carencias como Torreblanca o Palmete.

En aquella sesión –ha recordado Torrijos-, IU reclamó garantías en relación con el futuro del Parque Tamarguillo, ante lo cual el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, se limitó a responder que eso ya se vería más adelante y que el Gobierno local «se ajustaría a la legalidad».

«La falta de sensibilidad de entonces ha quedado plasmada ahora en el proyecto de construcción que el PP ha diseñado para esta carretera», ha subrayado el concejal de la federación de izquierdas. En este sentido, Torrijos critica la ausencia de informes donde se expliquen cómo se pretende sortear el coste ecológico, social y cultural que implicará cortar el parque en dos mitades a través de un vial de varios kilómetros, con sendos carriles en cada sentido, además de arcenes interiores y exteriores, medianas y rotondas.

A juicio de Izquierda Unida, en el proyecto tampoco se deja claro cómo se va a solventar el perjuicio que esta ronda de circunvalación acarreará a los accesos de la Barriada del Parque Alcosa, ya que el nuevo trazado de la SE-35 no parece solucionar los problemas de saturación de tráfico ya existentes en este lugar, sino que, por el contrario, los agrava e intensifica.

Por todos estos motivos, IU se ha sumado a las alegaciones que tanto Ecologistas en Acción como el Foro de Amigos del Parque Tamarguillo han presentado al Ayuntamiento y a la Demarcación de Carreteras del Estado en Andalucía Occidental al objeto de evitar las «consecuencias irreparables» que esta vía rápida ocasionará, de no alterarse su trazado, al espacio verde y de ocio más grande que hay en Sevilla. Según Torrijos, «aún estamos a tiempo de buscar alternativas para lograr que no se destruya una parte sustancial del hábitat, del patrimonio arqueológico y de los huertos escolares y vecinales ubicados en este enclave».

Finalmente, el portavoz de IU ha instado a Zoido a seguir el ejemplo de otros ayuntamientos del área metropolitana que, como Mairena del Aljarafe o Salteras, han eliminado la SE-35 de sus planeamientos con motivo de la adaptación del mismo a la LOUA, o le han introducido modificaciones con el propósito de salvaguardar las zonas verdes de sus términos municipales afectadas por esta infraestructura.