En 1974 el futbolista gambiano del Sevilla Fútbol Club, Biri-Biri, se convertiría en la cara de la barriada de Parque Alcosa. El famoso deportista que daría nombre a los ultras del equipo hispalense, promocionaría en cartelería y medios de comunicación la compra de pisos en este barrio del distrito Este-Alcosa-Torreblanca, que por aquel entonces estaría dando sus primeros pasos, nada que ver con como lo conocemos hoy.

Parque Alcosa surge de promoción de la empresa inmobiliaria Alfredo Corral, S.A. construida en tres fases entre 1970 y 1979 sobre antiguos campos de labor de la finca de San Ildefonso. Precisamente las siglas de esta razón comercial dieron nombre al conjunto residencial, que es idéntico a otro edificado en Valencia por la misma sociedad. La vinculación de la constructora a la región valenciana, donde se fundó y radica, hizo que la mayor parte del viario se rotulase, a propuesta suya, con denominaciones alusivas a poblaciones de la provincia de Valencia, y hasta la parroquia lleva la advocación de los Desamparados, patrona de esa ciudad.

En cambio, para las plazas se propusieron nombres de plazas célebres de diferentes capitales españolas. Su trazado ortogonal y sus calles rectas evidencian el carácter de una típica aduación urbanística que no parte de un caserío preexistente. Ello da una especial homogeneidad a la urbanización, acentuada por la uniformidad tipológica de sus edificaciones: bloques de pisos de diferentes alturas y color según fases pero todos ellos rematados en tejados, que en general presentan un buen estado de conservación.

Un barrio surgido de la nada pero que pretendía ser un núcleo residencial importante en la capital hispalense. Al este de la ciudad se levantaba todo un barrio que carecía de lo más importante: población. Es por eso que se buscó una cara conocida para potenciar el traslado de familias enteras a aquella zona en expansión y qué mejor rostro que el del querido futbolista Biri-Biri.

Alhaji Momodo Nije, más conocido como Biri-Biri, no solo es considerado el mejor futbolista de la historia de Gambia sino que marcó un antes y un después en el Sevilla F.C. Biri-Biri llegó al equipo rojiblanco en la temporada 73-74, su rápida compenetración con el delantero uruguayo Víctor Espárrago y su habilidoso e impredecible juego consiguieron el ascenso del Sevilla F.C a primera división. Fue tanto el cariño que suscitó el gambiano en la afición sevillista, que la peña rojiblanca con más peso adoptó su nombre.

Por esa devoción que en tan solo una temporada consiguió el gambiano, la inmobiliaria consideró interesante que fuese Biri-Biri la cara de Parque Alcosa. Lo cierto es que lejos de suscitar una rivalidad futbolística, fueron muchos los que eligieron este barrio sevillano como su lugar de residencia. Seguro que para muchos vecinos de Parque Alcosa este cartel aún permanece en su memoria.