Cuatro autobuses han desembarcado a las 18.30 horas en el distrito Este-Alcosa-Torreblanca repletos de polvorones, vino, aguardiente y con más de 200 personas «encantadas» con la excursión que los talleres han organizado a Estepa.

Isabel y Ramón han bajado del autobús como si viniesen del lugar más recóndito de la tierra; cargados con bolsas y con la familia esperando. 210 vecinos del distrito Este-Alcosa-Torreblanca han viajado hoy a Estepa. Vinos, aguardiente, polvorones y muchas risas en una grata experiencia que casi a coro han resumido como «estupenda», «magnífica» y «perfecta». Y no es para menos porque hacía tres años que los talleres del distrito no organizaban una excursión.

La mayor participación ha sido de los vecinos de Alcosa o como Ana María ha querido recalcar «Residencial Parque Alcosa» que es nada más y nada menos que «el casco antiguo de Sevilla Este». Bromas por doquier de las que hasta el chófer, que dicen por ahí que es «muy simpático y… ¡guapo!», ha sido partícipe.

Borja ha sido el guía de este grupo «tan bueno» que si encantados han llegado los turistas más lo ha hecho él. Pero «el ángel de la guarda», como ya lo han apodado no ha hecho todo el trabajo solo, a su lado ha tenido a Juani «la operadora más guapa y encantadora» que seguro que los 200 kilómetros cuadrados de Estepa no los olvida fácilmente.

Un auténtico «éxito» de viaje que estos vecinos se llevan a casa en forma de botellas de vino y cajas de polvorones, aunque alguno ya inauguró la compra nada más bajar del autobús. Como es de esperar a pesar del cansancio quieren más, tanto es así que ya han lanzado algunas ideas por si caen en gracia: «el próximo viaje, al Rocío».