Una recomendación común de todos los profesores es la de poner a los niños a hacer cuadernillos de actividades durante el verano para que no pierdan el ritmo. Lectura, escritura, matemáticas e, imprescindible, el inglés. Esta última es la que los niños de Sevilla Este llevan en sus maletas gracias a Helen Doron.

Joven y sin ninguna gana de «no hacer nada», aunque arquitecta de profesión, Carmen Ocaña decidió montar su propio negocio. Conoció el método Helen Doron y su expansión por la ciudad, así que no lo dudó mucho y se lanzó a la piscina. Sevilla Este sería a partir de entonces la sede de su escuela y allí su nuevo futuro.

«Es cierto que en esta zona hay mucha competencia, pero que enseñen inglés a menores de tres años somos los únicos y han sido muchos los padres en interesarse en este método» cuenta Carmen. Con una profesora de inglés ejemplar y su don para dar a conocer su nueva aventura, Carmen ha conseguido que sean varios los colegios que hayan solicitado su método para impartirlo en sus aulas, «realizamos cuentacuentos y clases en colegios públicos entre los cuales, de la zona, se han interesado el Maestro José Fuentes, Manantial, Jacarndá y Tartessos, donde ya hemos hecho algún cuentacuentos».

Fomentando el inglés entre los más pequeños como si estuvieran simplemente jugando, Helen Doron Sevilla Este ha llegado hasta el Parque Aquático sevillano. Ese rincón de ocio veraniego, donde tanto los de la capital como los de la provincia y los turistas acuden para refrescar sus días de calor, también se ha convertido en punto de encuentro para Helen Doron. Durante los meses de junio y julio, todos y cada uno de los sábados, Carmen, ha organizado cuentacuentos para que los niños no solo disfruten del agua, su familia y la variedad de atracciones, sino que conozcan nuevas historias contadas en un idioma que le abrirá todas las puertas dentro de unos años.

Además de los centros educativos nombrados, Magicdoors y Aquópolis, ya son pocos los vecinos de Sevilla Este que no conocen el método Helen Doron y a Carmen Ocaña, quien ha organizado cuentacuentos por librerías infantiles y otros negocios del barrio con el único fin de hacer felices a los más pequeños durante un rato y mostrar a sus padres qué es Helen Doron y los beneficios del mismo.

Ya mismo llega el nuevo curso y gracias a estos meses de intenso movimiento donde Carmen ha dejado a un lado la arquitectura para dedicarse a gestionar su propia escuela Helen Doron, serán varios los niños que formen parte de este método que ya ha dado la vuelta al mundo y ahora la esta dando por Sevilla Este.