El aeropuerto de Sevilla se convertirá este verano en puerta de entrada de los niños saharauis y bielorrusos que participarán en los programas de acogida diseñados para pasar las vacaciones con familias andaluzas.

Para todos el verano en Sevilla es sinónimo de calor y, para muchos, significa la huída a la playa en cuanto llega el periodo vacacional. Pero tan tradicional como esto también lo es ya la llegada de los niños saharuis y bielorrusos que, durante la época estival, son acogidos por cientos de familias de toda la provincia. Tan es así, que en muchos casos algunos de estos niños son ya como un hijo más para las familias hispalenses.

Por este motivo, el aeropuerto de Sevilla se abarrota durante los primeros días de julio para recibir a estos pequeños. Más de medio millar de niños viajarán a bordo de los ocho aviones que aterrizarán o despegarán entre junio y septiembre. Operados por las compañías aéreas Belavia y Air Algerie, la primera utilizará una aeronave del modelo Boeing 737-300, mientras que la segunda volará con un Boeing 737-800.

Precisamente, a primera hora de la mañana de este domingo llegaron al aeropuerto dos vuelos procedentes de Tinduf, con los niños del programa «Vacaciones en Paz», que desde hace años coordinan la Federación Andaluza de Asociaciones Solidarias con el Sáhara y las Asociaciones de Amistad con el Pueblo Saharaui. Para facilitar la recepción y organización de los niños, el aeropuerto de Sevilla ha permitido el acceso directo de los monitores del programa a la sala de recogida de equipajes.