El Grupo Municipal Socialista ha expresado hoy su apoyo a los inquilinos de viviendas sociales de Sevilla Este que se han concentrado hoy en la Plaza Nueva para exigir al gobierno de Zoido que rebaje los alquileres de los pisos sociales de Emvisesa firmados hace años y a los que no pueden hacer frente muchas de las familias que fueron adjudicatarias de un piso. La concejala socialista Adela Castaño acudió a la concentración, convocada por la comunidad de vecinos M.A. 3-1, y reclamó a Zoido que tome medidas y abandone ya «las excusas y las promesas incumplidas en materia de vivienda. Pasan los meses, el gobierno de Zoido sigue sin tomar medidas en materia de vivienda justificándose siempre en que se tomó una, la paralización de los desahucios en Emvisesa, que se ha demostrado insuficiente. Y mientras tanto, cientos de familias siguen sin poder pagar sus alquileres, acumulando deudas y recibiendo cartas con requerimientos de pago o avisos de que se están incumpliendo las condiciones del contrato», explicó la edil socialista.

«Hay familias que pagan más de 570 euros por un alquiler social y su situación económica ha empeorado mucho desde que se firmó el contrato. Hay hogares que tienen a todos sus miembros en situación de desempleo y siguen pagando la misma renta que cuando estaban trabajando. Zoido y el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, deben reunirse con ellos y buscar soluciones comunes para todos los inquilinos de viviendas sociales que no pueden ahora hacer frente a un alquiler», explicó la concejala socialista.

Adela Castaño recordó que en los últimos meses, el gobierno de Zoido ha rechazado en el Pleno propuestas del Grupo Socialista así como de IU en las que se reclamaba una rebaja con carácter general de los alquileres de las viviendas sociales de forma que los precios se situasen en función de los ingresos, con un proceso de revisión similar al que ha iniciado Epsa. Esta misma medida fue solicitada en su informe sobre la situación de la vivienda por la Defensora del pueblo, Soledad Becerril. Asimismo, el Grupo Socialista, a través de su portavoz, Juan Espadas, remitió un escrito a Emvisesa en el que le reclamaba que, en cumplimiento del acuerdo plenario en el que se aprobaba iniciar los trámites para no repercutir el IBI sobre los inquilinos de pisos sociales, dejara de cobrárselos a los vecinos a través de una exención que se regulara en las ordenanzas fiscales, una petición que no fue ni siquiera contestada.

Junto a estas iniciativas, el pasado mes de julio, el portavoz socialista remitió un escrito a Zoido en el que se enumeraban hasta 20 casos urgentes de familias con necesidades de una respuesta municipal en materia de vivienda, entre los que se encontraban personas que no podían afrontar las rentas de sus viviendas de Emvisesa y solicitaban una reducción; así como familias que habían llegado a ocupar ilegalmente una vivienda de Emvisesa y, sin tener en cuenta su situación económica, la empresa había iniciado procedimientos por vía penal contra ellos. Este escrito y las personas que en él se incluyen no han tenido aún contestación alguna por parte del gobierno de Zoido.

«Llevamos meses de reclamaciones desde los propios inquilinos y desde el Grupo Socialista sin que se haya tomado ni una sola medida por parte del gobierno de Zoido, que se dedica a rechazar las propuestas, a buscar excusas para no llevarlas a cabo o a prometer soluciones que luego nunca llegan», concluyó la concejala socialista.