Este año la vuelta al cole de enero ha sido tan solo 24 horas después de la apertura de regalos de los Reyes Magos y eso afecta a cualquiera. «Sólo han tenido una tarde para jugar y disfrutar de los juguetes nuevos» comentaba una madre al dejar a su pequeño en el colegio Ángel Ganivet, «es una pena, pero bueno así lo cogen con más ganas el fin de semana».

Este martes en las puertas de los colegios se respiraba una rara mezcla entre ilusión y decepción que enrarecía el ambiente. Por un lado, ilusión por contarle a los compañeros de clase todo lo que han traído los Reyes Magos y lo bien que lo han pasado estas vacaciones de Navidad. Por otro, decepción por haber dejado los regalos en casa tan pronto. Y es que hoy hablar del tiempo ha pasado a un segundo plano porque el tema de la jornada era la vuelta al cole «tan brusca».

«Desde hace unos años a mis hijos les viene también Papá Noël, porque así pueden disfrutar de los regalos un poco más. Así que el 25 le traen lo más aparatoso y el 6 lo más light» explica otra madre del colegio de Sevilla Este, Ángel Ganivet. Esta idea ha sido respaldada por otras madres que han admitido que la vuelta al cole les ha obligado a hacer una llamada urgente a los duendes de Santa Claus para que adelante algunos regalos.

Pero al fin y al cabo, «hay años que algo más pronto y otros que no da tiempo a nada pero esto ha sido siempre así y bueno así les dura más el disfrute y lo valoran más o, al menos, durante más tiempo» calmaba los desánimos un padre. Y es que como todos los años los hay que van a clase pensando en lo que se dejan en casa, hay otros que van con ganas de contarlo todo y otros que directamente hacen trampas y se llevan algún que otro juguete al cole. Esta es la radiografía de un día 7 de enero en cualquier parte del país que, en este caso, se extrapola desde Sevilla Este.