La coronación de los Reyes Magos de Torreblanca no fue corta de emoción. Dos coros animaron la velada, un pregón histórico, sentido y real dieron el toque de ilusión y la entrega de las coronas fue aplaudida por todos.

Más de una hora y media estuvieron los vecinos de Torreblanca bajo las cubiertas del Inmaculado Corazón de María. El coro  de la ilusión de Torreblanca calentaría el ambiente, dando así la bienvenida a todos aquellos que no querían perderse ni un detalle de la coronación de los Reyes Magos y la Estrella de Ilusión. Esta agrupación no sería la única actuación musical de la tarde, el coro de la hermandad del Inmaculado Corazón de María también quiso ofrecer su arte a los presentes, esta vez para despedir a sus majestades de oriente.

Pero entre coro y coro llegaría María José López Benítez, la pregonera. Sus palabras comenzaron haciendo referencia al origen de los reyes magos, su historia y tradición. Su discurso desembocaría en el día de hoy, en la noche de reyes, en la que el papel de los padres y los abuelos es fundamental, ellos sí que son reyes de la ilusión porque pase lo que pase siempre depositan toda su magia en este día tan especial para los más pequeños del hogar.

Finalizado el pregón llegarían los protagonistas de la noche, los reyes magos. Pero antes de coronar a los reyes hay que darle su diadema a la estrella que los guiará por las calles del barrio, Soraya Guerrero. Por el orden que marca la tradición el primero en sujetar su corona fue Antonio García, o mejor dicho Melchor. Gaspar encarnado por Pablo García sería el siguiente, tras él Baltasar que este año tendrá nombre de mujer, será Jennifer Marín.