El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, ha inaugurado hoy el curso escolar 2015-16 en el CEIP Arrayanes, en Parque Alcosa, que ha sido el colegio escogido en esta ocasión para dar así el pistoletazo de salida a la actividad de enseñanza en los 192 centros públicos de la capital hispalense, que suman 9.314 alumnos y 5.607 profesores.

Espadas ha indicado que el periodo académico ha comenzado con normalidad, sin incidencias de relevancia, aunque aún existen obras en varios centros que no han podido concluirse durante las vacaciones escolares del verano «ante la falta de planificación del equipo del gobierno municipal anterior», ha indicado, al tiempo que ha dicho que tanto estas últimas como otras actuaciones que se ejecutarán en los próximos meses están consensuadas con la comunidad educativa.

Precisamente el curso escolar en el CEIP Arrayanes arranca coincidiendo con obras para ampliar su comedor, que el actual gobierno ha considerado «urgentes» y ha querido impulsar, eso sí, sin obstaculizar la actividad académica y en diálogo y consenso con la AMPA y la dirección del centro educativo. «No había más remedio que hacerlas ahora», ha dicho Espadas.

En concreto, el contrato de obras está adjudicado por un importe de 79.314 euros, de forma que los trabajos podrán comenzar en breve para que la ampliación del comedor sea una realidad a final de noviembre. La actuación incluye independizar la zona de cocina-office de preparado de alimentos del comedor. Para ello, se agrandarán los espacios del comedor con la zona de salón de usos múltiples, se adecuará la sala del AMPA para el office-cocina y se habilitará un nuevo espacio para la asociación. Sin embargo, para no interrumpir la actividad propia del comedor se alquilarán cinco módulos prefabricados para el comedor (cuatro) y la cocina (uno).

Esta ejecución forma parte de la veintena de intervenciones por un valor conjunto de dos millones de euros en centros escolares que el Ayuntamiento ha priorizado e impulsado desde junio pasado, cuando todavía no se han cumplido siquiera los cien días del nuevo equipo de gobierno, según ha destacado Juan Espadas.

«Las mejoras en los colegios públicos son una prioridad para nosotros», según ha comentado. Para acabar con la «antigua falta de programación» y que coincidan con el curso académico, la intención es que las obras se liciten en los primeros meses de cada año «con planificación, consenso con la comunidad educativa y, por supuesto, una correcta ejecución». Y por ese camino se anda, marcando así un antes y un después en cómo han de hacerse las cosas, según ha agregado el alcalde.

Y es una prioridad, ha abundado el regidor hispalense, porque intervenciones como la que se acometerá en el colegio público Arrayanes sirven para «ir rompiendo los desequilibrios» entre los centros educativos según el barrio de la ciudad donde se ubiquen.