El objetivo era alcanzar la aceptación del año pasado y no solo se ha cumplido, sino que se ha superado. El éxito fue rotundo, un total de 150 participantes volcaron todo su talento en sus proyectos para el II Concurso de pintura rápida «Mi parque Infanta Elena».

No hubo que esperar hasta las 11 de la mañana para que llegaran los primeros interesados en concursar en el divertido certamen de pintura rápida «Mi parque Infanta Elena». Quizá por el éxito alcanzado el año anterior o impulsados por la simple curiosidad, lo cierto es que a la hora del inicio del concurso se habían presentado 150 niños dispuestos a demostrar sus dotes artísticas.

Y si el parque no era suficiente buen ambiente para dejar volar las habilidades artísticas de los participantes, pintores profesionales pintarían a su lado para servir de inspiración y, luego, hacer de jurados. Y como todo artista sabe, la imaginación no funciona con el estómago vacío, así que para eso el Sloopy Joe´s repatiría pizzas y wraps y el Macdonalds saciaría la sed con unos deliciosos zumos. Así de bien cuidados, comenzaron a pintar.

Entre 150 trabajos fue difícil elegir solo tres, pero finalmente tuvieron que decantarse por tres primeros premios. Pero no serían los únicos que se llevarían algo a casa, durante esa jornada de arte, se sortearían pelotas entre los participantes, un pintacaras los convertiría en animales salvajes, superhéroes o lindas princesas, maquillaje que lucían bailando al son de la música que animaba la velada.

Con todo esto, no es de extrañar que se hablase de «exitazo» y que los padres disfrutasen aún más viendo cómo sus hijos lo pasaban en grande, conocían a otros niños y se divertían al aire libre pintando, comiendo y bailando.