El Festival de Magia que recorre la ciudad de Sevilla durante quince días ha hecho parada en el centro cívico Torreblanca de la mano del mago Franky, un ilusionista que consigue una perfecta combinación de magia, humor y música.

El auditorio del centro cívico Torreblanca se ha completado esta mañana con alumnos de los colegios del barrio. Todos ellos han sido partícipes de la semana más mágica de Sevilla y lo han hecho gracias Franky un mago que ha realizado trucos increíbles y, durante una hora y media, ha convertido en magos a todos los presentes.

«Yo tenía unos seis años, estaba viendo en la tele a un mago, me quedé dormido y soñé que era mago» así ha contado Franky sus inicios mientras realizaba un curioso truco de magia con un libro en blanco, que realmente no estaba en blanco, tenía dibujos que se colorearon solos, pero luego el sueño acabó y volvió a estar en blanco.

Con ilusiones como estas se metió al público en el bolsillo, pero para Franky no era suficiente, sus espectadores también iban a ser magos por un día y así ha sido. Eduardo, Rosa, Carmen, María… varios niños han subido al escenario a ayudar a Franky con su magia. Tanto los que han tenido la oportunidad de compartir escenario con él como los que lo han visto desde las gradas lo han pasado en grande.

Las matemáticas, la lengua y el conocimiento del medio han quedado hoy a un lado para recibir una clase exclusiva de magia.