«Si no entienden tus palabras, entenderán tu cachiporra» un famoso dicho prehistórico que resume la dinámica de Trogloditargh un juego de mesa con el que la diversión está asegurada y sino, siempre puedes darle un «cachiporrazo» a tu compañero de partida.

Para ser un buen constructor tienes que entenderte con tus trabajadores, eso es algo que ya sabían en la Edad Media. Por ello, la finalidad de este juego es dar las instrucciones al sobre cómo tiene que ser la construcción. Eso sí, en idioma y gestos clásicos de la época. Así que entre ugungus y manungus, cachiporrazos y aspavientos cavernícolas, gane quien gane, aquí todos se ríen. Ese es el objetivo de las Jornadas de juegos de mesa que se han desarrollado hoy en Sevilla Este a pocos pasos de la sede del distrito.

Y es que los ingredientes para preparar un sábado de absoluta diversión son «mesas, sillas y más de 60 juegos para todos los públicos». Así lo cuenta Óscar Bendala presidente de Queremos Jugar, una asociación sin ánimo de lucro que pretende promover los juegos de mesa. «A la gente le hablas de juegos de mesa y piensa en el Monopoly y el Parchís, pero hay muchísima variedad» de hecho «es de lo que se sorprenden cada vez que vienen y prueban uno y otro».

Los juegos de mesa no son solo una actividad de ocio sino que también son «una herramienta pedagógica» ya que «te hacen pensar, comunicarte y pasar horas jugando con gente que acabas de conocer». Al respecto del carácter educativo de esta actividad, Óscar destaca que «tenemos una marca de juegos que tiene una serie dedicada a niños a partir de los 3 años que favorecen la movilidad y la capacidad comunicativa de los más pequeños».

La carpa de Queremos Jugar se instaló a las diez y media de la mañana y a esa hora un par de familias ya estaban jugando. Todos los que pasaban se acercaban y muchos de ellos se quedaban. «Es difícil competir con las consolas, pero tenemos constancia de que cuando los niños y también los adultos prueban y ven la variedad que existe, repiten».

Ignacio Flores, delegado del Distrito Este-Alcosa-Torreblanca tampoco ha querido perderse el evento. Y es que con más de 200 asistentes, 20 galardonados, un magnífico torneo de Carcassonne y talleres de manualidades para los más pequeños, Flores no ha podido resistirse a compartir la diversión con sus vecinos, que hoy han disfrutado de un sábado original en convivencia.