El distrito Este-Alcosa-Torreblanca se ha puesto manos a la obra para arreglar y limpiar las inmediaciones del edificio propiedad de Epsa situado en la avenida Alcalde Luis Uruñuela, junto al hotel Sevilla Congresos. Hace meses que los vecinos señalan esa construcción como un «foco de insalubridad» y ante la ausencia de actuación por parte de los propietarios del terreno, el distrito ha decidido actuar «en pro de los vecinos».

Los vecinos de las inmediaciones del edificio en construcción situado junto al hotel Sevilla Congresos, llevan meses quejándose de que «el edificio esta completamente abandonado y permanentemente inundado con agua estancada, sin renovación ni tratamiento de ningún tipo». Además de los posibles riesgos para la salud de los vecinos de las inmediaciones, los moradores del entorno también recalcaron el «desagradable» impacto visual que la presencia de este edificio -del que sólo se ha llegado a construir el esqueleto- supone en la avenida Alcalde Luis Uruñuela, una de las principales de la barriada, junto a varios hoteles y frente al Palacio de Exposiciones y Congresos.

Inicialmente, el derecho de superficie sobre esta parcela lo poseía por 50 años el grupo promotor Tempa que fue la entidad que inició en estos terrenos la construcción de un edificio de oficinas que contaba además con dotaciones deportivas. No obstante, según explicaba un portavoz de Tempa, la administración pública entendió que la promotora, que mantuvo la propiedad durante cinco años, había perdido el plazo, por lo que recurrió judicialmente la situación; si bien en primera instancia Tempa se mantuvo como propietaria de la parcela, un segundo recurso le dio la propiedad a Epsa.

Ya hace más de dos años que esta parcela es propiedad de Epsa y son esos los años que lleva «abandonada». Esta fue la razón por la que los vecinos trasladaron la situación a junta de distrito, un tema que levantó polémica por no ser competencia municipal ya que el terreno es de la Empresa Pública de Suelo Andaluz. Pero el distrito desde la exposición de la propuesta entendió lo que los vecinos estaban viviendo, la suciedad, el riesgo de infecciones y, por supuesto, la mala imagen que daba a la avenida principal por la que turistas y ciudadanos pasan cada día.

De este modo, el distrito Este-Alcosa-Torreblanca ha decidido actuar y está limpiando la zona para evitar que ese «cúmulo de suciedad» no solo no vaya a más, sino que se reduzca a la mínima expresión. Los vecinos estan viendo cómo lo que llevan dos años sufriendo comienza a tener solución, eso sí, habrá que esperar a que Epsa decida qué hará con los terrenos para que el mantenimiento de este edificio sea constante.