El portavoz municipal de Izquierda Unida en Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha reprochado este lunes al Gobierno de Zoido que no sólo no haya reducido aún los alquileres de Emvisesa, tal y como le piden constantemente centenares de inquilinos con serias dificultades para abonar sus pagos debido a la crisis, sino que «encima ahora se atreva a aplicar una subida generalizada» en las rentas de sus VPO.

Torrijos ha denunciado este incremento en los arrendamientos de Emvisesa que, según ha concretado, oscilaría entre los 13 y los 20 euros en función de la tipología de cada vivienda, algo que en la práctica «está suponiendo otro golpe más a las precarias economías de muchas familias sevillanas. Esta medida no tiene ningún sentido ni justificación en el actual contexto de emergencia social, por mucho que el Ayuntamiento afirme que simplemente adapta las cuotas de los alquileres al IPC, tal y como se recoge en los contratos». De este modo se ha referido Torrijos a una decisión que ha calificado de «inconcebible», tras recriminar al alcalde que «siga haciendo oídos sordos a lo que es un clamor entre muchísimos vecinos».

El concejal de IU ha comparecido en rueda de prensa acompañado por varios representantes de la Asociación por un Alquiler Digno, arrendatarios a su vez de Emvisesa en promociones ubicadas en Torreblanca, Sevilla Este y Polígono Aeropuerto. Todos ellos han incidido en la «dramática situación» en que se encuentran muchas familias en estos momentos y han recalcado la necesidad de que el Consistorio revise a la baja unas rentas «desfasadas» que no se corresponden con la realidad social actual.

Los vecinos han rememorado, además, el anuncio del alcalde, por ahora incumplido, de «estudiar caso a caso» a fin de buscar soluciones a los inquilinos que no puedan asumir sus cuotas de arrendamiento. Igualmente, han criticado el «desinterés» mostrado hasta la fecha por el concejal de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, quien en julio pasado mantuvo una reunión con los miembros de la asociación, a quienes aseguró que les volvería a convocar durante los primeros días de septiembre para iniciar un proceso de negociación y abordar el tratamiento individualizado que precise cada familia. Sin embargo, «estamos a 30 y ni se han puesto en contacto con nosotros ni atienden nuestras llamadas y correos electrónicos», han lamentado.

Así las cosas, Torrijos ha instado a Zoido «a dejar de ser parte del problema y a pasar a formar parte de la solución». Y es que, como consecuencia de su inacción, son ya centenares de viviendas del parque municipal las que se han quedado vacías, extremo que han ratificado los propios inquilinos, pues, según han indicado, los alquileres en el mercado de renta libre han disminuido bastante en los últimos tiempos, hasta el punto de que muchos resultan más económicos que el de sus propias viviendas, que se presuponen protegidas.

El portavoz de Izquierda Unida ha destacado que desde su fuerza política «hemos insistido por activa y por pasiva» al alcalde para que fuera «sensible» con esta realidad en una ciudad que cuenta con cerca de 90.000 parados y donde cada vez hay más personas que se ven obligadas a acudir a los comedores sociales. En este sentido, ha recordado que ya en junio IU llevó una moción al Pleno del Ayuntamiento, donde se hacía eco de las reivindicaciones de este colectivo, que el PP tumbó valiéndose de su mayoría absoluta.

«Seguiremos apoyando tanto en el marco institucional como en el de la movilización social la lucha de estas más de 1.100 familias», ha enfatizado Torrijos, quien considera que la causa que defiende la Asociación por un Alquiler Digno no sólo está preñada de «sentido común, justicia social y racionalidad», sino que además es necesaria para la viabilidad de Emvisesa. De esta forma, ha advertido de que la rebaja de las rentas permitiría a muchas familias permanecer en sus viviendas, lo que a su vez repercutiría positivamente en las arcas de la empresa municipal y, por ende, en el mantenimiento de su parque público.

Por este motivo, en Izquierda Unida no entienden a qué espera el Gobierno local del PP para cumplir su compromiso y empezar a atender las demandas de estos vecinos, «que quieren pagar sus alquileres pero que no pueden aportar unas cantidades propias de una época de bonanza. Su inacción nos hace temer lo peor», ha reconocido finalmente Torrijos, quien no ha ocultado su preocupación ante la posibilidad de que el Ayuntamiento esté actuando a propósito, a la hora de deteriorar y vaciar de funciones a Emvisesa, con la intención de justificar una posterior privatización o reconversión de la empresa municipal que derive en una venta de su parque público al sector privado a un precio de saldo.