La carroza de Hansel y Gretel y su Casita de Chocolate ha sido la más multicultural e integradora de la cabalgata de Sevilla Este. Por primera vez, niños y niñas del Centro de Acogida al Refugiado han participado en la Cabalgata y conocido de primera mano lo que es repartir ilusión y caramelos.

Más de diez nacionalidades había en la carroza, niños y niñas de diferentes países, la mayoría árabes que apenas hablaban español, pero, eso no les ha impedido disfrutar al máximo de esta experiencia que seguro no olvidarán.

En esta carroza no cabía un alfiler, gestionada por el Distrito Este Alcosa Torreblanca, tenía también, al igual que el año anterior, la reserva de plazas para niños con movilidad reducida y/o discapacidad y para los ganadores del Concurso de Chritsmas Navidades de colores.

Todos ellos han recibido por parte del Distrito, caramelos y golosinas para lanzar a los asistentes de la Cabalgata. «El centro de Acogida ha tenido la estupenda idea de que los niños que allí residen puedan tener la oportunidad de vivir este evento tan especial y, el Distrito, agradecido por el interés, les ha ayudado en todo lo posible, porque los niños, sean de donde sean, se merecen la felicidad de estas fiestas», ha afirmado el delegado del Distrito Ignacio Flores.