En casa de Miguel «no cabemos por la puerta de la alegría» y es que si él esta «ilusionadísimo, imagínate nosotros». No es para menos, porque la habilidad que este pequeño de once años demuestra con las manualidades le ha concedido un primer premio a nivel de distrito.

Una caja de fresas, pinzas, maderas y tela son los ingredientes y la receta esta en la cabeza de Miguel, eso sí, el resultado lo han podido ver cientos de personas. Miguel Corrales decidió inscribirse en el segundo concurso de manualidades organizado por el distrito Este-Alcosa-Torreblanca. Sin ayuda de sus padres y creando lo que su imaginación le dictaba, este alumno del colegio Jacarandá ha llevado a toda su clase al cine al conseguir el primer premio en el concurso.

«A Miguel le gusta inventar con cualquier cosa» explica Carmen Moreno, su madre, quien explica que «por ejemplo con un cartón del rollo de papel higiénico hace un lapicero o con una caja de zapatos una cochera». A esta pasión se le suma su inclinación por la Semana Santa sevillana, una devoción que esta creciendo con los años y que aunque por circunstancias personales aún no se ha materializado, su madre reconoce que «estoy segura de que acabará saliendo en alguna procesión, además que se muere por ser costalero algún día, aquí entre unos amigos han creado un palio que sacan por los pasillos y los alrededores de la urbanización a modo de ensayo de costaleros».

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no extraña que si se crea un concurso de manualidades con temática cofrade Miguel se apuntase el primero. Una vez inscrito, el pequeño tuvo que ponerse a pensar en su creación, una obra en la que predomina la originalidad y las habilidades de Miguel, «cuando nos contó la idea no pensamos que fuese a quedar tan bien». Y aunque al final quedase bien, «no creíamos que pudiese ganar, vimos trabajos muy terminados, muy completos y no queríamos que Miguel se hiciese ilusiones». Así que imagínense qué sintió esta familia cuando les llamaron para decirles que Miguel era el ganador.

Este primer premio se sumaba a la celebración de su cumpleaños, que fue el pasado viernes, de su comunión, para la que quedan pocos días y de la excrusión que Miguel ha ganado no solo para él sino para todos sus compañeros. Hoy, una treintena de niños iba al centro comercial Zona Este para ver la película «Los Croods». «Los nervios de estos días le han cortado hasta el apetito, hoy ha sido un día muy importante porque todos sus amigos le han aplaudido por llevarles al cine» contaba su madre, quien no cabe en sí del orgullo.