Las líneas B4 y 22 han sido las líneas que han sufrido un mayor incrementado en su demanda durante el pasado mes de septiembre, en el que, en aspectos generales, el uso del transporte público de Tussam ha subido un 2% con respecto a este mismo mes del año 2012.

La Empresa Municipal de Transportes del Ayuntamiento de Sevilla (Tussam) realizó durante el pasado mes de septiembre 180.144 vueltas, recorriendo 1.469.343 kilómetros, lo que supone un 3,3% más que el mismo mes del año anterior.

La velocidad comercial se ha situado en 13,07 km/hora, superior a septiembre del año pasado en un 0,9%. Asimismo, las vueltas perdidas por los distintos conceptos (tráfico, averías, faltas de personal, etc.) tan sólo representan el 0,82% de las realizadas y han descendido en casi un 5% respecto al año pasado. Destaca especialmente la reducción del 22% de las vueltas perdidas con motivo de averías en ruta, a pesar de que, por el necesario esfuerzo de contención de gastos financieros, se está haciendo un mayor esfuerzo al tener que trabajar con una flota con tres años de más antigüedad media, lo que implica un incremento importante de la productividad del personal de mantenimiento de la empresa.

La demanda durante este mes ha sido de 6.104.203, un 2% superior a la de septiembre de 2.012, lo que supone 118.456 viajeros más.

Entre las líneas que experimentan incrementos de demanda destacan, en valores absolutos, la B4 (San Bernardo Gran Plaza – Alcosa – Torreblanca) con 20.254 viajeros (31,6%),  22 (Prado de San Sebastián – Sevilla Este) con 14.358 viajeros (11,5%), 2 (Barqueta – Polígono San Pablo – C. Sanitaria – Heliópolis) con 10.864 viajeros (2,2%) y 52 (Prado San Sebastián – Palmete) con 7.066 viajeros (10,5%), aunque la que experimenta el mayor incremento porcentual es la C5 (Circular Centro) con el 52%.

Entre las que experimentan descensos se encuentran, al igual que en meses anteriores, la 6, 10 y 34, como consecuencia del trasvase de demanda a la línea 3, y la 30 y 31 por el trasvase en este caso a la línea 32.

En el periodo entre enero y septiembre la demanda acumulada se ha situado en 56.517.315 viajeros, con una ligera caída del 1,3% respecto al mismo periodo del año pasado, valor que contrasta con los registrados en el transporte público urbano a nivel nacional con cifras muy superiores. Además, más del 60% de este descenso corresponde a los transbordos evitados por las modificaciones en la red de líneas, por lo que el descenso real sería del 0,5%. En este sentido el delegado de Seguridad y Movilidad, Juan Bueno, ha explicado que «los cambios en la red de líneas  han evitado más de 475.000 transbordos entre enero y septiembre, con el consiguiente ahorro de tiempo y dinero para los clientes, que es el gran objetivo que perseguimos ofrecer un servicio público de calidad y excelencia».

Por líneas, las que experimentan mayores incrementos son la B4 con 117.406 viajeros más (18,9%), la 22 con 89.081 viajeros (7,65%) y la 41 con 43.564 viajeros (9,63%), aunque en porcentaje la que experimenta un mayor porcentaje es la C5 con el 79,9%.

Respecto al uso de los distintos títulos, se ha detectado un mejor uso por parte de los usuarios de la diversidad de títulos de viaje y precios que ofrece la empresa, según necesidades. En este sentido, destaca, respecto al año pasado, la subida en 1,3 puntos del porcentaje de uso del bonobús sin transbordo, y el descenso en medio punto del bonobús con transbordo, en línea con el descenso de casi 0,72 puntos producido en los transbordos realizados. También destacan  las subidas de la tarjeta del Consorcio de Transportes, del bonobús  joven y del abono 30 días. 

En valores absolutos el bonobús sin transbordo gana 578.227 viajeros mientras que el bonobús con transbordo pierde 476.259 y se realizan 475.749 transbordos menos, lo que supone un descenso del 9,2%.  La tarjeta del Consorcio crece un 7,5% con 256.790 viajeros más.

Bueno ha concluido que «venimos y seguiremos trabajando para ofrecer mejoras continuas para facilitar el transporte público a los ciudadanos que se merecen los mejores servicios públicos. Para ello, hemos puesto en marcha el proyecto «Tussam te Escucha» para conocer las expectativas y necesidades de los clientes, tanto actuales como potenciales, que ayuden a la toma de decisiones sobre las acciones a acometer por la organización, en beneficio de los usuarios».