Bromean con la idea de tener una «urbanización con piscina», pero la cosa no es para bromas. Los vecinos de los pisos rosa, frente al centro deportivo Ontur, sufren desde hace casi diez años la filtración de agua a sus viviendas procedente de un proyecto inacabado. No solo es que en esa zona el agua llegue casi a la rodillas sino que la misma imagen que se ve en la calle es la que se encuentran en la entrada de su bloque y hasta en el ascensor.

El delegado del distrito Este-Alcosa-Torreblanca, Ignacio Flores, ha visitado la zona a petición de los vecinos y ha conocido de primera mano la problemática existente así como las soluciones que puedan beneficiar a todos los vecinos. Rodeado de residentes de esa urbanización, ha escuchado las propuestas de todos ellos comprometiéndose así a concertar una reunión en la que tomar una medida definitiva para ponerla en marcha cuanto antes.

Hace aproximadamente diez años se llevó a cabo la pavimentación y adaptación de las calles que rodean a ese núcleo de Parque Alcosa. Todas las calles quedar asfaltadas y acondicionadas excepto la que se sitúa entre el centro deportivo Ontur y los conocidos como pisos rosa. Lo que iba a ser un aparcamiento o una zona peatonal es, desde encontes, un descampado que «en cuanto caen tres gotas se crean unos charcos enormes y como llueva de verdad es una auténtica piscina».

Pero lo peor de todo es que el agua no se queda ahí, «tenemos que achicar el agua de los ascensores con cubos, limpiar la entrada del edificio de charcos que llegan hasta el tobillo».  Los vecinos están desesperados y con el temporal de lluvia y viento que estamos viviendo en la ciudad, el día a día «se hace insoportable».

El compromiso adquirido con el delegado de celebrar una pronta reunión para comenzar a solucionar este problema, se ha convertido en un soplo de aire fresco para estos vecinos que no quieren que «cada vez que llueva nos pongamos a temblar».