Vecinos de la Urbanización Las Góndolas, en Sevilla Este, se han manifestado esta tarde en contra de la construcción del tanque de tormentas. Argumentan que hay otras zonas en las que instalarlo y no donde esta previsto ya que será «peligroso» y «molesto». Unos 300 vecinos han dicho «no» al tanque en la calle Gruta de las Maravillas.

«No estamos en contra del tanque de tormentas, es un proyecto beneficioso para todos, pero sí estamos en contra de su ubicación» explica Gonzálo Pérez de Ayala, portavoz de la comisión «No al Tanque de Tormentas». Pérez de Ayala defiende que «no se puede colocar un proyecto de estas características en los bajos de unos portales».

El miedo de los 900 vecinos de esta urbanización reside en la posible peligrosidad que correría la cimentación de los edificios, «estamos hablando de una excavación de 50.000 metros cúbicos que podría ocasionar graves daños en la edificación». Ramón Díaz vive en las Góndolas y le preocupa mucho los olores, la contaminación y la destrucción de zonas verdes, «el agua traerá mucha suciedad; ratas, cucarachas y todo lo que arrastre por el camino, de por si ya es malo pero si le sumamos los olores que pueda emitir en Sevilla a 45 grados en verano» además «el tanque estaría situado en una zona en la que hay muchos árboles, con lo que no solo destruiríamos un pulmón para la ciudad sino que para nosotros supondría un ruido constante ya que los árboles nos hacen de barrera sonora».

«Que se haga con permisos, estudios y de forma legal» explica Jacobo Rodríguez, miembro de la comisión que cuenta que en el pleno de la semana pasada se acordó por una votación unánime la paralización de las obras hasta que hubiese un plan favorable, a día de hoy ya nos han mandado una nota de prensa comentándonos que el Ayuntamiento hará un par de informes más y comenzará con la construcción».

Unos 300 vecinos se han manifestado en la calle Gruta de las Maravillas y han llevado a cabo una recogida de firmas para seguir aplazando el levantamiento del tanque. «Los pies de un residencial no es un buen sitio para poner un tanque de tormentas», por ello «mientras ellos sigan, seguiremos» sentencia el portavoz.

El Ayuntamiento defiende el tanque
El Ayuntamiento de Sevilla, por su parte, se defendió el pasado lunes ante las protestas de los vecinos e insistió en que es un proyecto «urgente y necesario» que cuenta con «los permisos pertinentes».

Emasesa ha difundido un texto en el que defiende que «al tratarse de una obra de interés general, la Ley de Aguas le otorga legitimidad a su ejecución», toda vez que el diseño y el lugar devienen del resultado de un estudio sobre el saneamiento de la cuenca del Tamarguillo.

«Para mayores garantías de la ejecución, se ha propuesto adelantar las consultas sectoriales, como es el caso del alumbrado o los aspectos relativos a la movilidad, de manera que pueda procederse a su aprobación adicional» en el seno de la Junta de Gobierno, señala en este texto el Consistorio.