Cincuenta son los propietarios, la mitad de las historias que hoy comienzan en el Polígono Aeropuerto. Esta mañana se han entregado las llaves de cincuenta viviendas de la Manzana A 3.4 situada en esta zona de la barriada de Sevilla Este. Justo en el momento en el que, cada dueño, cogía por primera vez sus llaves empezaba una nueva etapa de sus vidas.

La cita era a las 9.15 de la mañana pero a algunos la impaciencia les ha hecho pasar frío, a las 8.00 ya había muchos en la puerta de Emasesa contando los minutos para recoger «el maletín de la independencia». Estos minutos parecían convertirse en horas, miraban el reloj con caras de alegría y nerviosismo. A la hora de entrar en el salón de actos, los maletines se apilaban en una esquina y a todos se les fijaba la mirada en esa zona del escenario.

Antonio Fernández se apuntó en Emvisesa cuando tenía 18 años y hoy, a sus 30, espera recoger las llaves de su piso del que está más que orgulloso, «tiene tres habitaciones, dos cuartode se baño, garaje, instalación domótica, placas solares, aislamiento de frío y calor, vamos, está equipado a la última» cuenta el joven que no disimula sus «nervios porque no veo el momento de recoger las llaves y, en parte, por ver qué viene después porque como está el mercado, hay que admitir, que el futuro da un poco de miedo».

En la misma situación, salvando las circunstancias personales, está Carmen María Fernández que asegura que en cuanto «pintemos, decoremos y amueblemos» se instalará con su pareja en su verdadera casa «porque hasta ahora hemos estado de alquiler y esta sí será mi casa en propiedad y estoy muy contenta». Ella, igual que Antonio, lleva desde los 18 años inscrita en Emvisesa y hoy, casi 20 años después, ve los frutos de aquella decisión.

Y así hasta cincuenta historias de paciencia y deseo por tener su vivienda en propiedad. Cincuenta historias que se multiplican por cada pareja, madre, padre e hijos que acompañarán a los propietarios en esta nueva etapa de su vida. De hecho, a esas vidas hay que sumar dos en camino, una de las propietarias será mamá en enero y otra en abril.

Historias que las viviendas del Polígono Aeropuerto llevan esperando desde junio cuando estos propietarios visitaron por primera vez la que será su casa por mucho tiempo. Pero la espera se alargó hasta las 10 cuando el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, el delegado de Urbanismo, Maximiliano Vílchez, el delegado del distrito Este-Alcosa-Torreblanca, Ignacio Flores y el gerente de Emvisesa, Miguel Contreras, dieron comienzo al acto de entrega de llaves.

«Hoy comienzan un nuevo proyecto de vida del que me gustaría destacar la ilusión que aporta cada uno de ustedes» comentaba el alcalde que fue breve en sus palabras para no demorar la ansiada espera de los nuevos vecinos de Sevilla Este. Uno a uno fueron subiendo a por su maletín en cuyo interior se les acreditaba como dueños de su casa, de su independencia.

Parejas jóvenes, matrimonios consagrados, solteros de oro, familias al completo y familias por completar, como la de las dos embarazadas. Cualquiera que entrase en ese momento en el salón de actos de Emasesa vería las caras al completo de un bloque de vecinos que, sin saberlo, ya estaban teniendo la primera jornada de convivencia vecinal.