Una mañana diferente, aprendiendo algo que no se enseña en las aulas, conociendo cómo viven las personas con discapacidad. Casi 400 niños han pasado la mañana experimentando el día a día de una persona invidente, con deficiencia auditiva o con movilidad reducida.

Braille, lengua de signos y baloncesto en silla de ruedas son solo tres de las tantas actividades que se han dado lugar en el Centro Deportivo Alcosa. 380 niños de quinto y sexto de primarian han tomado contacto con el mundo de la discapacidad.

«¿Os sabéis la canción del arca de Noé?» – «¡Sí!» – «Pues vamos a cantarla en lengua de signos». De esta forma tan divertidad los pequeños participantes no sólo han sabido en qué consiste el lenguaje de signos sino que se han comunicado a través de él y algo aún más difícil, que muchos de ellos creían imposible, han cantado mediante señas.

Seis puntos que, con diferentes combinaciónes, conforman el alfabeto. A través de estas combinaciones las personas invidentes, aunque con el universo de las nuevas tecnologías todo ha cambiado, pueden leer y escribir. El Braille es un lenguaje que no se queda entre las personas ciegas sino, gracias al conocimiento de este lenguaje videntes y no videntes pueden comunicarse a través de la escritura.

Moisés Pampin es el responsable de los servicios de la unidad de integración en la comunidad de Autismo Sevilla, «mediante unas tareas de integración laboral se les muestra a las personas con autismo cómo son las normas a seguir y los horarios en un trabajo, además de enseñarles un oficio». Concretamente, el taller que Moisés ha coordinado en el centro deportivo consistía en crear pegatinas y chapas a través de técnicas de serigrafía.

Ver cómo casi 400 niños se sientan en una silla de ruedas y tiran a canasta de ellas no tiene precio ni para ellos, que viven una experiencia dura de una forma divertida, como para las personas que esa silla es su pan de cada día.

Albatros, ONCE, Special Olympics, Fundación ANDE y AspariDown son algunas de las entidades colaboradoras que con el patrocinio de MacDonalds, Alcampo y Carrefour y la organización del distrito Este-Alcosa-Torreblanca han acercado, enseñado y desmostrado a las nuevas generaciones que la integración es tarea de todos.