No es precisamente un arte de nueva generación, pero esta vez el macramé ha creado una gran expectación en Torreblanca. La asociación de La Casa del Barrio ha aceptado, por primera vez en los últimos cuatro años, acoger un taller sociocultural del distrito y el afortunado es el de «Macramé, crochet y ganchillo».

Es mucha la tarea que tienen por delante y hay que aprovecharla al máximo porque son muchos los vecinos que han quedado en lista de espera para el taller de «Macramé, crochet y ganchillo». En un curso tienen que aprender a manejar estos tres artes de la costura. Por eso, en su primer día, han organizado las horas y los meses para sacar el máximo partido a este taller que llega por primera vez a Torreblanca por petición vecinal.

Lejos del cliché de que la costura es algo a lo que solo suelen dedicarse las mujeres más mayores, con tiempo libre y con una tradición familiar en la costura, en este taller la más pequeña de las alumnas tiene 21 años y la más mayor 74, lo que hace mucho más interesante el aprendizaje en la sala de La Casa del Barrio.

Al entrar en el taller y ver las «ganas» que se respiraban en el ambiente, el delegado del distrito Este-Alcosa-Torreblanca, Ignacio Flores, se mostró muy satisfecho de que «la Casa del Barrio acogiese la propuesta de celebrar un taller en su sede y se pueda dar un mejor servicio al barrio de Torreblanca». Las 29 alumnas aplaudieron las palabras del delegado y el presidente de la asociación, Antonio Canales, quienes no quisieron perderse la inauguración de este taller, único desde hace más de cuatro años.

Aún no han empezado y ya tienen encargos de sus hijos, hijas, maridos y amigos, pero lo que más tienen son ganas de aprender a hacerlo todo «están entusiasmadas, tienen muchísimas ganas y así vamos a trabajar mucho y bien» comentaba la monitora, Concha Velázquez, encantada de tener un grupo en el que hay alumnas experimentadas y primerizas, una perfecta combinación para aprender los mejores trucos y mejores consejos sobre un arte que les «encantará» y del que seguro no se desprenderán a finales de curso.