El distrito Este-Alcosa-Torreblanca puede destacar por muchas cosas, pero hay una en concreto que afecta a todos y con la que el equipo del distrito esta especialmente volcado: la igualdad. Mismas oportunidades, tenga o no una discapacidad, una labor que comienza con la concienciación, pasando por la inclusión y teniendo en cuenta la movilidad.

Esta vez va de eso, de movilidad. Y es que para ofrecer mismas oportunidades es fundamental que la persona que sufre algún tipo de discapacidad disponga de la autonomía suficiente como para no depender de nadie, y eso comienza en la calle. Teniendo en cuenta esto, el distrito Este-Alcosa-Torreblanca se ha puesto manos a la obra y si hay que romper barreras se rompen, aunque haya que hacerlo a empujones.

Por tanto el distrito se ha marcado como meta rebajar las aceras en todos los pasos de peatones de las grandes avenidas y calles de los tres barrios, zonas de especial afluencia y lugares de uso de vecinos con discapacidad física. Es esta la razón por la que en toda la calle Almendrajelo, y su perpendicular, calle Centario Escuelas Francesas, se está llevando a cabo una labor de mejora de los accesos peatonales y reconstrucción de los parterres de los árboles. Estas calles son de tránsito continuo por ser zona escolar, por lo que «las mejoras van a beneficiar no sólo a las personas con poca movilidad, sino además, a los más pequeños de la casa, y a sus familias» apunta el delegado del distrito, Ignacio Flores.

Pero no será ésta la última labor, a estos trabajos les seguirán rebajes en la avenida de las Ciencias que irán acompañados de otras tareas como «la eliminación de barreras arquitectónicas por petición vecinal», señalaba Flores.