Los scouts de Sevilla han celebrado su reunión anual en el parque Tamarguillo. Con una temperatura ideal y el buen hacer que les caracteriza, estos jóvenes scouts pasaron una jornada de lo más divertida.

Los scouts de toda la capital hispalense partieron temprano para el parque Tamarguillo con el fin de pasarlo en grande, reencontrarse con grandes amigos y juntos compartir experiencias. A las diez de la mañana comenzarían a llegar coches, autobuses y grupos masivos de gente con camisetas coloridas y cara de felicidad, no había duda, eran los scouts. Así comenzaba una jornada que terminó con más felicidad aún, aunque, un poco más cansados.

Entre esta multitud de jóvenes con ganas de disfrutar y aprender, se encontraban los Pirados. El grupo Scout de Sevilla Este jugaba en casa y se notaba. Aunque ya son buenos conocidos y se ha hablado de la salud de su agrupación, no está de más destacar que estos jóvenes fueron grandes anfitriones y dieron ejemplo a toda Sevilla de cuál era su casa y de cómo eran sus parques.

Desde las 10.30 de la mañana hasta las 19.00 horas estuvieron realizando actividades. Los valores sociales a través del ocio fueron el hilo conductor de ese gran día. Juegos, cantes, bailes y muchas muchas sonrisas, dominaban el parque más grande de la ciudad. Actividades que al aire libre sabían mejor, que el sol no quiso perderse y les iluminó durante todo el programa.