Carla Sánchez tiene cinco años y hace tres meses que fue diagnosticada de leucemia, desde entonces recibe ciclos de quimioterapia pero estos no habrán servido de nada si la pequeña no encuentra un donante de médula que sea compatible con ella. Hace tres meses que sus padres de golpe y a la fuerza conocieron una enfermedad cuya curación depende de la solidaridad ajena, solidaridad que ellos mismos estan plantando no solo para Carla sino para todos los pacientes de médula ósea.

Pedro Sánchez no olvidará jamás el mes de abril de 2013, pues fue entonces cuando su pequeña de cinco años fue diagnosticada de leucemia. A partir de ese momento comenzó una lucha que plantó su semilla en la curación de Carla pero que va mucho más allá de encontrar a alguien compatible con su hija, pretende que todos los pacientes de médula ósea encuentren un donante a su medida.

A pesar del dolor, de haberles cambiado la vida por completo y de haber tenido que hacer las maletas para hacer de una habitación de hospital su nuevo hogar, los padres de Carla no se amilanaron y cuando conocieron la situación en la que se encuentran los pacientes que esperan una donación de médula ósea y que su hija era uno de ellos, decidieron emprender una campaña que beneficiase a todas esas personas que esperan una más que merecida segunda oportunidad.

«Donamos por Carla» es la campaña que los padres de esta niña sevillana han emprendido por toda la provincia. Umbrete fue su punto de partida y ya han sido muchas las paradas que han realizado por toda la ciudad, entre ellas, Sevilla Este. «Existe mucha desinformación respecto a la donación de médula ósea, la gente cree que es algo doloroso y muy complejo, pero hoy en día es prácticamente como una donación de sangre» explica Pedro. De hecho, el sistema utilizado hoy en día para la donación de este tejido es el mismo que para la donación de plasma.

«Para hacerse donante de médula ósea solo ha que rellenar un cuestionario con consentimiento informado que te explica en qué consiste y te hacen una analítica. De este modo, entras en un registro a nivel mundial. Si te llaman para donar te preguntan de nuevo si quieres seguir adelante, te realizan un reconocimiento más completo, te administran un fármaco para que las células madres salgan al torrente sanguíneo y te realizan la extracción» cuenta Pedro, quien, por desgracia, se ha tenido que hacer experto en la temática y un gran comunicador de la misma.

Recorriendo toda la provincia, todos los amigos, familiares y compañeros de esta familia sevillana, van informando y animando a la gente a formar parte de ese registro del que depende la vida de muchas personas, «nos enteramos que solo el 40% de las personas que padecen leucemia encuentran un donante» y fue este escalofriante dato el que dio vida a «Donamos por Carla» una campaña que en tan solo 10 días alcanzó casi 1.000 donantes de médula ósea.

«Con esta campaña no solo pretendemos encontrar un donante para nuestra hija, que por supuesto como padres pues también, pero desgraciadamente hay muchas Carlas y cuanta más gente entre en el registro a nivel mundial más posibilidades hay para todos ellos» explica Pedro. Por eso, aunque Carla encuentre a su donante «seguiríamos con la campaña porque son muchas las personas que se pueden beneficiar, ojalá sean muchas».

A Carla aún le quedan dos meses más de quimioterapia antes de estar preparada para el trasplante de médula ósea, a partir de septiembre quedaría a la espera de un donante y en él todas las esperanzas de esta pequeña, sus padres y todas aquellas personas que de una manera o de otra forman parte de «Donamos por Carla».