El Concurso de Dulces del Distrito Este-Alcosa-Torreblanca saca sobresaliente en su segunda edición. Más de 30 participantes y ocho entidades vecinales y de comerciantes con degustaciones de todo tipo han estado presente en una jornada que ha reunido a casi 200 personas.

Tartas, dulces, postres y muchos cupcakes de todo tipo han formado el computo de repostería que optaba a ganar el segundo Concurso de Dulces de Primavera 2014. Celebrado en la Avenida de las Ciencias, centro neurálgico de Sevilla Este, los 30 participantes han competido por conseguir ser el «Mejor Dulce de Primavera 2014», el de «Mejor Sabor» o la «Mejor Presentación». Mientras el jurado iba probando todas las creaciones, una charanga a animado toda la calle con canciones divertidas y sevillanas.

Asimismo, varias asociaciones de comerciantes, vecinales, Peña Bética y algunas empresas relacionadas con la repostería  de la zona han aportado para que el evento sea aun más multitudinario y memorable, degustaciones gratuitas de productos dulces que han gustado a participantes, viandantes y vecinos y vecinas del barrio.

El jurado deliberó y tras seleccionador los diez mejores, eligieron a los ganadores. El delegado del Distrito Este Alcosa Torreblanca, Ignacio Flores entregó los premios ante un público expectante que quería hincarle el diente a las obras culinarias que había en la mesa.

La Mejor Presentación la obtuvo Celia Villa, veterana del Concurso, ya que repetía experiencia del año anterior. Con su tarta, apta para celíacos de fresa y mascarpone sorprendió a todos.

El Mejor Sabor, se lo llevó los «Pestiños de ayer, hoy y mañana» de Alejandro Jimenez, uno de los pocos hombres del concurso que se atrevió con una receta tradicional y con guiños al futuro de este plato tan típico andaluz. Finalmente el Dulce de Primavera 2014 fue la revelación, Raquel Pérez Sires, con 12 años, fue la afortunada repostera de llevarse el primer premio.

Todos disfrutarán, de entradas al teatro, libro de repostería, vales de compra en Carrefour y tiendas de la avenida Emilio Lemos, una cesta de fruta de la frutería Albahaca y cócteles en la cafetería Decibelius.