Los niños del distrito Este-Alcosa-Torreblanca están recibiendo en sus colegios unas visitas muy especiales, el cartero con su paje están recorriendo los colegios para que no se quede ninguna carta atrás y el día 6 todos puedan tener sus regalos.

Los mensajeros de los mismísimos reyes magos están paseándose por las calles del distrito Este-Alcosa-Torreblanca y haciendo parada en hasta dieciséis colegios de estos tres barrios. Uno de esos centros es el CEIP Ángel Ganivet, en Sevilla Este. A las diez de la mañana tocan a la puerta de los niños de 5 años, cuando se abre comienza la revolución. El Cartero Real y su paje hacen entrada con un buzón navideño para recoger las cartas, los pequeños están boquiabiertos.

Todos quieren hablar pero cuando llega el momento de dirigirle la palabra a estos mensajeros tan reales uno se pone nervioso, Marco, por ejemplo, estaba deseando contarles lo que había pedido a los reyes pero cuando el paje le dijo: «a ver, dime»,  este pequeño de cinco años no podía articular palabra y suavemente, casi para dentro contestó: «no me acuerdo».

Por su parte Quique no dudó ni un momento en soltar su gran lista de pedidos, normal que alguno se le olvidase. Blanca por ejemplo solo ha pedido dos cosas porque como bien dijo su compañero «mi mamá dice que los reyes tienen crisis» así que hay que echarles una mano a esta realeza que siempre ha sido y es generosa.

Durante la estancia con los ayudantes de Melchor, Gaspar y Baltasar se recordaron bien las instrucciones el día de reyes. Es muy importante acostarse pronto, no levantarse a media noche porque sino los asustamos y salen corriendo con nuestros regalos y por último e importantísimo hay que dejar agua para los camellos y algún dulce para los reyes acompañado siempre de un vasito de anís.

Una vez entendido todo, haber repasado nuestra lista y conocido algo más a los que mejor conocen a los reyes magos, llega la hora de enviar la carta. De forma ordenada y cruzando los dedos todos introducen su carta en la ranura del buzón esperando que llegue pronto a manos de sus majestades.