La Comisión de vecinos del Residencial Las Góndolas han valorado la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que estima parcialmente su recurso contra el tanque de tormentas al considerar que la construcción sobre rasante en una zona marcada como espacio libre y zona verde en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) «infringe» el citado planeamiento. En este marco, han criticado la «nefasta» gestión municipal del conflicto y se han mostrado «indignados» con el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), por su «silencio».

En un comunicado, los vecinos de Las Góndolas recuerda que ya venían advirtiendo de la «ilegalidad» de esta actuación en relación a varios aspectos «trascendentales» del proyecto, como la pretendida construcción de edificaciones sobre rasante en una zona verde. Añade que se ha llegado a esta situación por la intención, manifestada por los responsables municipales, de llevar a cabo la infraestructura «a toda costa».

Así, se califica de «nefasta» la gestión de este conflicto por parte del Ayuntamiento, donde se ha «obviado a los vecinos desde el principio» y recuerdan la postura que se les trasladó, que la obra se haría «sí o sí», pero los vecinos señalan que «en un Estado de Derecho, las cosas se hacen sí o no».

Igualmente, se muestran «indignados por el silencio» obtenido de Zoido, que no los ha recibido «a pesar de habérsele solicitado en varias ocasiones. Se dice que en España la Justicia es lenta, pero en este caso se ha evidenciado que Zoido es aún más lento que la Justicia. Se ha dictado Sentencia y el alcalde ni se ha dignado en contestarnos», concluye.

Ahora, esperan que a los responsables municipales se les comunique oficialmente que se ha «paralizado definitivamente la actuación y se ha desechado la ubicación pretendida en la inmediación de sus viviendas. No se entiende apropiado de un buen gobernante, que se mantenga a los vecinos en una situación continua de incertidumbre y falta de información, sobre asuntos que les afectan de forma tan directa», recalcan, tras preguntarse por «quién resarce a los vecinos del coste económico y personal que este proyecto les viene generando».