Los vecinos de la comunidad M.A.-3.1 de Sevilla Este entregarán este viernes en la Plaza Nueva una serie de cartas de forma individual dirigidas al concejal delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, Maximiliano Vílchez (PP), al que instan que se lleve a cabo una reducción de las rentas de arrendamiento en la empresa municipal de la vivienda, Emvisesa, «adaptándolas a la situación económica actual». Además, realizarán un ingreso de 250 euros, montante que es el que aseguran que pueden asumir en estos momentos, como compromiso de su «intención de pagar».

En este sentido, el presidente de la intercomunidad de vecinos de esta zona, Francisco José Parra ya explicó el pasado mes que el día 2 de mayo se remitió un escrito en términos similares al equipo de gobierno de Juan Ignacio Zoido, firmado por estos vecinos de casi un centenar de viviendas en Sevilla Este, en la que se detallaba la «delicada situación» por la que pasan.

Así, señala que el coste ronda los 425 euros de alquiler, más la comunidad, lo que provoca que haya familias que «siempre han sido buenas pagadoras y que ahora no puedan afrontar ese gasto porque no les queda casi para comer. Queremos pagar, pero es necesario que el alquiler se adapte a las especiales circunstancias de hoy», insiste, Parra, recordando que se trata de viviendas de protección oficial.

El escrito muestra su preocupación por la «ausencia de una respuesta satisfactoria» a la solicitud interpuesta por los vecinos en demanda del establecimiento de una «renta justa y sostenible», posición que fue «ratificada por el PP en la sesión de Pleno celebrada en mayo con su voto en contra de la enmienda número 33 en el primer punto, presentada por Izquierda Unida».

«Renta justa y sostenible»

»No adaptar la cuantía del alquiler a la nueva situación socioeconómica y detener, sin medidas complementarias, los desahucios a partir de la moratoria vigente constituyen una invitación a la irresponsabilidad y al impago. Cualquier deuda generada hoy será impagable en el futuro si se analiza la evolución negativa del poder adquisitivo de los salarios, la precariedad y temporalidad de los empleos actuales, o la disminución de las prestaciones sociales», añade el documento.

A pesar de todo ello, para demostrar su «intención de seguir atendiendo los compromisos de pago» con Emvisesa, cada una de las personas afectadas que harán entrega de una carta en estos mismos términos a Vílchez abonarán 250 euros, «la renta que podemos pagar en estos momentos, entretanto atienden nuestra petición de que se realice un estudio riguroso de ingresos y el establecimiento de una renta que no supere el 30 por ciento de ingresos de la unidad familiar».

Misma condiciones que bolsa de viviendas

Asimismo, piden que se aplique las mismas condiciones previstas para la bolsa de viviendas en régimen de alquiler provenientes de las que «han estado en venta y siguen desocupadas en la actualidad», recordando que «esta última iniciativa sí fue apoyada con los votos del PP en el Pleno». Por último, aclara que no se apoyará a «ningún vecino interesado exclusivamente en no abonar cualquier cantidad establecida o que se pueda establecer en concepto de alquiler, pues ello no tiene relación con los intereses que defiendo en esta carta ni con la responsabilidad necesaria en la construcción de un nuevo acuerdo contractual, al que aspiramos».

Una parte de los vecinos ya han sido requeridos telefónicamente por Emvisesa para que entreguen documentación acreditativa de ingresos y, según fuentes solventes de dicha empresa, la dirección está en disposición de estudiar la reducción solicitada aunque no explicitan qué criterios utilizarán ni cual podría ser la cuantía final del alquiler.