El coro del colegio Jacarandá consigue llenar las 1.000 butacas del auditorio Al-Ándalus del Palacio de Congresos en su concierto de navidad. Una función que este 2013 tiene unos protagonistas distintos, otros niños que no están subidos al escenario, familias enteras del polígono Norte que gracias a las voces de estos críos de entre 9 y 12 años van a poder celebrar las navidades.

El colegio Jacarandá sigue sumando logros. En sus ocho años de historia ya tiene 3 discos en la calle y una calidad musical que lo diferencia del resto de coros escolares. Con esta trayectoria los 115 integrantes del coro tienen la capacidad de mover a un buen número de seguidores y este 2013 no han dudado en usar esa fuerza para apoyar una buena causa.

«Lo más importante de todo esto es que es un grupo de niños los que están ayudando a adultos, a familias que lo necesitamos» cuenta Vanessa Centeno, una de las madres que recibe la ayuda recogida en el concierto de navidad del coro Jacarandá. «Hay muchas familias pasándolo mal y muy pocas ayudas, el banco de alimentos te da lo justo para un diario y mi hija pequeña no iba a tener estas navidades nada especial» comenta Vanessa quien ahora «doy las gracias a la asociación mujeres solidarias del Polígono Norte y a este coro porque gracias a ellos mi hija va a tomar galletas y mantecados esta navidad».

Como Vanessa son muchas las madres que van a poder tener un pedacito de navidad en casa gracias a la actuación del coro Jacarandá. «La entrada al concierto eran alimentos, pañales, potitos… ayuda para estas familias y hemos recogido mucho más de lo esperado» explica María Teresa Delgado, presidenta de la asociación mujeres solidarias del Polígono Norte. Tanta ha sido la expectación que entre el compromiso del distrito Este-Alcosa-Torreblanca con la causa y la implicación de Fibes, consiguieron llenar el auditorio Al-Ándalus al completo.

«Los niños se quedan sin recreo al menos dos veces en semana para ensayar y son plenamente conscientes de lo importante que es este concierto y por qué lo están haciendo» explica Yolanda Gala, miembro del Ampa del Ceip Jacarandá. Ganadores del concurso de villancicos de la Once, estos 115 niños de entre 9 y 12 dieron un auténtico «conciertazo» haciendo un recorrido por los villancicos más tradicionales, más modernos e incluso se atrevieron con un canon que demostró la calidad de las voces de estos pequeños.

Más de una hora de villancicos con interactuación del público, con el que tuvo que lidiar el profesor de música, Armando, para hacer cantar a todo el auditorio «nunca he hecho cantar a mil personas, a ver cómo sale». Y hay que admitir que no salió mal del todo. Entre risas y música, las voces de 115 niños cantaron desde el este de la ciudad hacia el Norte por la mejor de las causas, la solidaridad.