Todo dependerá de la cuestión presupuestaria, pero la voluntad consistorial de establecer un centro de recuperación de antiguos oficios en el Parque Tamarguillo es positiva, «como en cualquier iniciativa que favorezca el empleo juvenil». Es lo que se ha desprendido de la visita este mediodía del alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, al Parque Infanta Elena, sito en el barrio de Sevilla Este, para comprobar las distintas mejores que se han llevado a cabo en los últimos meses.

Durante el recorrido, siempre acompañado por el Delegado del distrito Este-Alcosa-Torreblanca, Ignacio Flores, el presidente de la Asociación La Casa del Barrio, de Torreblanca, Antonio Muñoz Vargas, planteaba al alcalde la posibilidad de dar uso a un edificio del Parque Tamarguillo como una especie de escuela de restauración de carruajes, «una actividad poco costosa que daría trabajo a carpinteros, herreros, guarnicioneros, pintores, fileteadores…», explicaba Muñoz.

«Si podemos contribuir a una industria que genera mano de obra, en un momento en que la economía se va recuperando, y que el sector recupere el auge que ha tenido en otros momentos, nosotros contribuiremos», explicaba Zoido bajo la densa vegetación del Infanta Elena.

Novedades

Entre las mejoras ejecutadas, que en palabras del alcalde «han supuesto un coste de 300.000 euros en los dos últimos años», hay que destacar que el parque está estrenando un sistema de regadío por aspersión y la pista de entrenamiento para perros, en la amplia zona de esparcimiento canino que es «uno de los principales alicientes del parque para los vecinos», se mantiene periódicamente.

Zoido y Flores observan las mejoras llevadas a cabo / F. P.

Zoido y Flores observan las mejoras / F. Piñero

Por otra parte se ha mejorado el alumbrado público, se ha cuidado especialmente los caminos, que se ampliarán en breve, mejorándose las antiguas pasarelas, «que suponían cierto peligro atravesarlas» y, lo más importante, se han recuperado los aseos públicos, «destrozados e inútiles desde hace muchos años», explicaba.

«No sólo hay que crear parques, sino mantenerlos», así de tajante se posicionaba el alcalde, reivindicando el compromiso consistorial con estos espacios verdes, en plural, porque los trabajos también se han llevado a cabo en el Parque Tamarguillo, «tan necesarios en un distrito en el que viven 150.000 personas, como una gran capital» y que en conjunto se extienden a lo largo de 157 hectáreas.

Ayer les comentábamos las posibilidades que brindaba el parque en el tranquilo mes de agosto. Hoy ha sido el propio alcalde el que ha comprobado, con el estival sonido de las chicharras de fondo, como los vecinos se acercaban a alimentar a los animales, se ponían en forma a con sus bicicletas, o corriendo.

El alcalde junto a familias que alimentaban a los patos del Parque Infanta Elena / Fran Piñero

El alcalde junto a familias que alimentaban a los patos del Parque Infanta Elena / Fran Piñero

«Desde el Ayuntamiento vamos a seguir cuidando nuestros parques, cuidando el medio ambiente, para que Sevilla siga siendo la capital española con más metros cuadrados verdes», comentaba. Una de esas medidas vendrá en otoño, cuando se realice una saca de pinos «para evitar que con la masificación de la plantación se ahoguen unos a otros». En esa fecha también se colocarán nuevas zonas de juegos infantiles y de gimnasia para mayores.

El alcalde no quiso concluir su intervención sin agradecer al director del Parque Tamarguillo, Ramón Bulnes, «por los excelentes trabajos realizados» y a los representantes de las entidades vecinales del distrito allí congregadas, como Amide, Fecise, Acuariofilia y la citada La Casa del Barrio, cuyo portavoz aprovechó para recordar «que se actúe también en el parque de Torreblanca antes de que acabe la legislatura»