No es la primera vez, concretamente es la tercera ocasión en la que Adrián, estando fuera de servicio, interviene en un suceso. Este policía local sevillano recibió la medalla al mérito el año pasado y parece que éste va por el mismo camino.

A las 13.30 horas Adrián paseaba con su familia por la avenida Emilio Lemos a la altura de la calle Birmania, a pocos metros de la comisaría. Gritos de ¡déjala, déjala! y ¡violador, violador! provocaron que este policía local se decidiese a intervenir. «Corrí hacia el lugar y cuando me identifiqué como policía, el agresor salió corriendo. Tuve que perseguirlo hasta conseguir inmovilizarlo en el suelo en una calle cercana al lugar de los hechos» explica Adrián.

Gracias a esta decisiva y eficaz actuación, la víctima de 15 años no sufrió daños y el agresor fue trasladado inmediatamente a dependencias policiales como presunto autor de abusos sexuales. Pero no ha sido la primera vez que Adrián ha impedido la ejecución de un delito «casualmente el año pasado tuve un par de intervenciones fuera de servicio, concretamente un maltratador y un atraco a un vendedor de cupones» es lo que el llama «pasar por el momento adecuado en el momento del suceso».

Pero lo cierto que no es pura casualidad, que no todos los ciudadanos pueden presumir de tener la rapidez de actuación y la entereza de este policía local sevillano que con uniforme o sin él, siempre esta de servicio. Trayectoria que le ha proporcionado el reconocimiento de su cuerpo de seguridad con una medalla al mérito recibida el año pasado, una mención que no sería raro que volviese a obtener este año.

FOTO: Intervención de Adrián en el programa «Espejo Público»