La Policía Local de Sevilla ha detenido a un individuo que conducía una furgoneta de forma temeraria, en estado de embriaguez y con su hijo pequeño de pie en la parte delantera del vehículo sin medida de protección alguna.

Los hechos sucedieron en la madrugada del lunes, cuando agentes que patrullaban por la Avenida Alcalde Luis Uruñuela observaron una furgoneta que circulaba a gran velocidad y en la que iba un menor junto al conductor de pie sin ningún tipo de protección.

El vehículo continuó la marcha a gran velocidad y entró en la Avenida República de China por el sentido contrario saltándose la línea continua, sin frenar en los pasos de peatones sobreelevados, por lo que estuvo a punto de perder el control. Además, se saltó dos semáforos en rojo hasta llegar a la Avenida Emilio Lemos e impactó contra un bordillo en la calle Periodista Eduardo Chinarro Díaz cuando intentaba aparcar bruscamente.

Los agentes se dirigieron hacia la furgoneta y comprobaron que el conductor sostenía en una mano un botellín de cerveza casi vacío y que presentaba síntomas evidentes de encontrarse bajo la influencia de bebidas alcohólicas, además de carecer de permiso de conducir.

El conductor J.J.V.O., colombiano de 49 años, opuso una fuerte resistencia, intentando incluso interponer a su hijo entre él y los agentes, se negó a someterse a la prueba de alcoholemia, intentó causar daños en el patrullero durante su traslado, insultó y amenazó de muerte a los policías e intentó agredir a uno de ellos.

Por todo esto, se le han instruido diligencias por delito contra la seguridad vial, al circular con un vehículo a motor bajo la influencia de bebidas alcohólicas y con el carnet de conducir retirado temporalmente, negarse a ser sometido a la realización de las pruebas de detección alcohólica y conducción temeraria. Asimismo, también se le acusa de atentado a agente de la autoridad, amenazas graves, resistencia y desobediencia e insultos.

En la furgoneta viajaban con él su hijo, de 6 años de edad, y su mujer, peruana de 43 años, que dormía en el asiento trasero y a la que la Policía ha instruido diligencias como colaboradora necesaria, al ser la propietaria del vehículo y tener conocimiento de que su marido tenía retirado el permiso de conducción por sentencia judicial.

Al detenido le constan 14 detenciones anteriores, la última de ellas en marzo de 2011 por malos tratos en el ámbito familiar, y en febrero del pasado año 2012 le aparece otro atestado instruido también por la Policía Local de Sevilla por delito contra la seguridad vial. Además, ha tenido hasta 5 suspensiones temporales del permiso de conducir por parte de diferentes juzgados penales, la última de ellas está en vigor hasta septiembre de 2014.