Agentes de la Policía Nacional han detenido a F.J.R.H., de 21 años de edad y, al primo de éste F.M.H., de 41 años, como presuntos autores materiales de un atraco en un supermercado ubicado en el barrio de Sevilla Este, atraco por el que también han sido detenidos dos empleados del mismo establecimiento como autores intelectuales del robo, en concreto I.H.C. y J.A.R.N., ambos de 30 años, según ha informado la Policía en una nota.

Los hechos ocurrieron durante la hora de cierre de un supermercado ubicado en la zona de Sevilla Este, cuando el encargado del local observó la presencia de un hombre que aún se encontraba en el lugar, por lo que le llamó la atención, ante lo que éste, con la cara tapada con una capucha, sacó un arma de fuego y se la puso en el cuello, conduciéndolo a la zona de las cajas donde se encontraba una cajera realizando el cierre, intimidándola para que le entregara la recaudación. Una vez que entregó el dinero al atracador, éste condujo a la mujer hacia la zona de charcutería, donde se encontraba otro empleado, obligando a ambos a encerrarse en el interior de la cámara frigorífica mediante amenazas para poder dirigirse con el empleado al que inicialmente había tomado como rehén hacia las oficinas donde se encontraba la caja fuerte. Cuando el atracador obtuvo su botín, salió del establecimiento por la puerta trasera del supermercado mientras amenazaba a los empleados para evitar que le siguieran.

En el inicio de la investigación, los agentes únicamente contaban con los testimonios de las víctimas y la descripción física que éstas aportaban en sus respectivas declaraciones sobre el atracador, dado que el establecimiento no disponía de sistemas de videovigilancia. Por este motivo, los investigadores tuvieron que emplear diversas técnicas policiales para recabar la información necesaria que les llevara a la posible identidad del autor del delito, consiguiendo no sólo identificar al presunto autor sino también al cómplice de éste, que resultó ser su primo.

Durante la investigación, se tuvo conocimiento de que el investigado en un principio como autor del atraco guardaba un arma de fuego en su domicilio con la que posiblemente habría amenazado a un familiar directo con «pegarle dos tiros», motivo por el cual los agentes decidieron solicitar una orden de entrada y registro a fin de evitar algún incidente delictivo futuro. La práctica de esta diligencia se saldó con la intervención de un arma simulada que se encontró en el domicilio de F.J.R.H. y con la detención de éste y de su primo, F.M.H., debido a las pruebas obtenidas contra ellos por parte de los agentes por su supuesta participación en el atraco.

Simulación de delito 
Esas mismas pruebas apuntaban a dos empleados del supermercado como posibles autores intelectuales del delito, los cuales habían solicitado los «servicios» de los dos atracadores para simular el delito y repartirse la recaudación entre los cuatro, lo cual explicaba la facilidad con la que el atracador había accedido a la caja fuerte que se encontraba en el interior de las oficinas del establecimiento. Una vez detenidos, uno de los atracadores declaró en sede policial haber recibido menos dinero del que realmente había sido sustraído, lo que hacía indicar que parte de la recaudación fue entregada al atracador para repartirla posteriormente y el resto se lo quedo el encargado del establecimiento. Tras finalizar las diligencias, los dos atracadores, que ya contaban con antecedentes policiales previos por hechos delictivos de distinta naturaleza, y los dos empleados del supermercado, autores intelectuales del delito y que carecían de antecedentes, fueron puestos a disposición de la autoridad judicial.