La Unidad de Medio Ambiente (UMA) de la Policía Local de Sevilla ha realizado más de 800 intervenciones de venta ambulante en los últimos dos meses en diferentes puntos de la ciudad, con un dispositivo dinámico que realiza a diario diversos itinerarios diseñados en función de las denuncias que se reciben de vecinos y comerciantes.

De este modo, la Unidad de Medio Ambiente ha sustituido los puntos de actuación fijos por este dispositivo itinerante, con el que ha realizado un total de 883 intervenciones desde el pasado 1 de diciembre de 2012 hasta la actualidad.

Así, se han llevado a cabo 329 intervenciones de frutas y hortalizas, 153 de CD y DVD, 118 de artículos de confección, 41 de souvenirs, 29 de juguetería, 14 de calzado, 16 de flores, 14 de bisutería, 10 de frutos secos, 10 de aceitunas, 7 de inciensarios, 7 de tabaco, 6 de artículos de droguería, 5 de animales, 9 de pescado y otros alimentos perecederos y 4 de bebidas, entre otras.

Concretamente, la Policía se ha incautado de más de 23.600 kilos de frutas y hortalizas, unos 50 kilos de frutos secos, 370 de aceitunas, 90 kilos de pescado y 193 de otros productos perecederos, además de cerca de 42.000 CD y DVD, un centenar de artículos de confección, 880 juguetes, más de 400 pares de zapatos y 428 cajetillas de tabaco.

Por zonas, Sevilla Este acumula el mayor número de intervenciones, un centenar, la mayoría de ellas de frutas y hortalizas, seguido de la zona centro y Nervión, donde además de alimentos también destacan las incautaciones de CD, DVD y artículos de confección.

A continuación, destaca en número de incautaciones Su Eminencia, donde se ha intervenido más de 1,5 toneladas de alimentos, además de ropa y flores. Le sigue el mercadillo del Charco de la Pava, en el que se han intervenido más de una veintena de animales, y la barriada del Parque Alcosa, donde la Policía Local se ha incautado de cerca de más de 2,8 toneladas de frutas y hortalizas y 20 kilos de frutos secos, además de botellas, ropa, CD y DVD, gafas, juguetes y medio centenar de cajetillas de tabaco.

En cuanto al destino de las incautaciones, todos los alimentos perecederos se llevan al Laboratorio Municipal, donde los técnicos determinan si son aptos para consumo humano, caso en el que los productos se donan a comedores sociales.