Las palabras y los versos rinden hoy homenaje al amor. La Asociación Artístico Literaria ITIMAD, con la colaboración de la Asociación Vecinal La Dársena, celebra esta tarde a las 19.00 horas el acto de clausura y entrega de galardones del VIII Certamen de Cartas y Poemas de Amor «Rumayquiya» en el Centro Cívico Tejar del Mellizo. Desde todo el mundo, llegan obras dedicadas a este sentimiento y, con motivo de San Valentín, cada 14 de febrero ITIMAD organiza este acto en el que, además de entrega de premios y recitales, hay actuaciones musicales, este año a cargo del concertista de piano Felipe Reyes.

«Desde que se convoca el certamen, nos llegan trabajos procedentes de Dinamarca, Suiza, Sudamérica, Estados Unidos, entre otros países, y de diversas provincias de España. Se convoca en octubre o noviembre de cada año, se falla en diciembre y en febrero se organiza este acto, ya que necesitamos tiempo para maquetar el libro con los trabajos de los galardonados», explica Ramón Gómez del Moral, miembro de ITIMAD y secretario del certamen. En total, dos ganadores, cuatro finalistas y ocho semifinalistas que verán sus obras impresas en el libro «Íntimamente Tuy@». Como novedad, este año se ha dado a conocer a los galardonados con anterioridad, normalmente se hacía en la gala cada 14 de febrero, sobre todo para que los premiados puedan desplazarse hasta Sevilla teniendo la certeza de que recibirán su galardón.

En esta octava edición el primer premio en la categoría de Cartas de Amor ha recaído en un habitante de Ubrique (Cádiz), mientras que el de Poemas de Amor lo ha obtenido una sevillana residente en Jaén. Pero éste no es el único certamen que organiza ITIMAD. «Tenemos otros certámenes como el de novela corta, más de 20 libros editados, una revista cuatrimestral, todos los lunes nos reunimos en el Centro Cívico, realizamos actos emblemáticos en el Mercantil y Ateneo, entre otras actividades culturales», explica Gómez del Moral.

Itimad, o Rumayquiya como se conocía antes de ser reina de Sevilla, era la esposa del rey Al-Mutamid y de ella toman el nombre. Era mecenas de los artistas de su época y, siguiendo su estela, esta asociación pretende hacer lo propio. Y no desisten en su empeño. Esta tarde vuelven a apostar por los versos, por palabras que hoy, más que nunca, se las lleva el amor.