La Asociación IN, para el fomento del deporte adaptado en Andalucía, ha concluido este jueves un taller de iniciación de vela adaptada que ha tenido lugar durante dos jornadas en las instalaciones del Club Náutico de Sevilla. Al acto de clausura han acudido patrocinadores y colaboradores del evento, entre ellos, la delegada de Cultura, Educación, Deporte y Juventud del Ayuntamiento, María del Mar Sánchez Estrella, acompañada por la delegada del Distrito Los Remedios, Carmen Ríos; y la presidenta del Náutico, Mª Dolores Blanco-Morales.

En colaboración con la Fundación ONCE, un grupo de discapacitados visuales tomaba en el día de ayer su primera lección en la dársena del Guadalquivir con embarcaciones adaptadas y monitores especializados, como Arturo Montes, regatista de la selección española en la categoría 2.4. El evento continuaba hoy con la visita de miembros de la Asociación Autismo Sevilla, en ambos casos con embarcaciones del tipo Raquero y Gos 16, botes estables y adecuados para personas con limitaciones físicas o cognitivas.
La Asociación IN para el Fomento del Deporte Adaptado en Andalucía, con la que el Club Náutico Sevilla firmaba un acuerdo de colaboración el pasado 6 de abril, es una entidad sin ánimo de lucro cuya meta es compartir experiencias a través del deporte y de la superación de nuevos retos.

Las personas con discapacidad tienen un lugar seguro donde navegar y hacerlo además en embarcaciones adaptadas a sus condiciones. Con el objetivo de difundir la participación social, cultural y deportiva de personas con dificultades, la Asociación IN se ha presentado en sociedad con un taller sobre vela adaptada repartido a lo largo de dos jornadas.

Este primer bautismo de la vela adaptada en las instalaciones del Club Náutico de Sevilla no ha sido sino el arranque de un programa de actividades deportivas que se completará próximamente con karting adaptado, hand bike, remo adaptado o pádel en silla, entre otros, dentro de un proyecto en el que la integración de estos colectivos y la responsabilidad social ocupan un papel esencial.

Entre los monitores de este evento se encontraba Arturo Montes, regatista de la selección española de vela adaptada en la categoría 2.4. Montes, que aspira a participar en los Juegos Paralímpicos de Río 2016 tras haberse prácticamente clasificado para el Mundial 2015 de Australia, no ha dejado de practicar el deporte a pesar de sufrir un accidente en 2011.

Conocedor de los beneficios que reporta la práctica deportiva, así lo explica Montes: «Tras el percance vi lo importante que era salir de casa, tener algo que hacer, conocer a gente que han pasado por situaciones similares a la tuya y que no sólo la superan sino que se lanzan a la competición».

Además, Montes compagina su dedicación deportiva con la presidencia de la Asociación IN, que ha ofrecido esta semana su puesta de largo en el Club Náutico. «Intentamos hacer llegar a personas con discapacidad la posibilidad de conocer distintos deportes adaptados y perfeccionar mediante su práctica», señala Montes. «La idea es contar con una sede fija donde poder practicar el deporte elegido, ya sea en el entorno familiar como en el otras personas con o sin discapacidad, así como la opción de competir al máximo nivel posible».

Montes, que espera disponer pronto de esa sede en la dársena situada tras la Torre Schindler, destacó desde muy joven como jugador de rugby y, en vela, formó parte de la tripulación del Estrella Damm que en 1997 se alzó la Copa del Rey. Deportista con y sin discapacidad, Montes es de los que cree que «a las personas con discapacidad el deporte les facilita superar fases de aprendizaje y que se convenzan de que, con esfuerzo, se pueden hacer muchas cosas como las personas sin discapacidad».