Sobre las 11.45 de esta mañana llegaba el momento más esperado. La Selección Española de Balonmano entraba por las puertas del pabellón de deportes del colegio San José SS.CC. (Padres Blancos) ubicado en el barrio de Los Remedios. Póster en mano, cientos de alumnos esperaban la presencia de sus ídolos deportivos.

Escolares de entre 10 y 12 años, pertenecientes a los cursos de 5º y 6º de Primaria, tuvieron la ocasión de realizar varias rondas de preguntas para departir con cuatro jugadores de la selección y con el entrenador, Valero Rivera. Agolpados en las gradas del pabellón, los pequeños y curiosos ‘entrevistadores’. Enfrente, la mesa compuesta por los miembros de la selección. Haciendo turnos y rotando el micrófono, preguntaron sobre la forma de vida de los jugadores, cómo es su día a día, cómo han llegado hasta ahí o qué es lo que más valoran del deporte. Como anécdota, y al ver tan sólo a los cuatro integrantes del equipo, alguna que otra pregunta inocente como saber si en la selección no había más jugadores.

«Están encantados con la visita. Además, es importante que tengan como referencia a sus ídolos en el mundo del deporte, siendo una actividad sana, y tener como referentes a personas que con esfuerzo, dedicación y trabajo han conseguido metas importantes», comenta el director pedagógico del Colegio San José SS.CC., Juan Carlos Heras. Tras las cuestiones, tocaba firma de autógrafos. Largas colas para tener sus rúbricas en los carteles que anunciaban el regreso de la selección a Sevilla con motivo del partido entre España-Portugal que tendrá lugar el próximo día 1 de noviembre a las 12.30 h. en el Palacio de Deportes San Pablo, correspondiente a la primera jornada de clasificación del Europeo 2014. Entre ellos, Ignacio, de 10 años, había conseguido incluso la firma de todos los presentes en su camiseta. «Yo juego en el equipo de balonmano del colegio y me hacía mucha ilusión, ya no voy a lavar mi camiseta y me la voy a poner en todos los partidos», comenta orgulloso. Uno de sus compañeros, también llamado Ignacio, aseguraba que el papel en el que le habían firmado lo pondría en su habitación para verlo cada noche. Todos se confiesan auténticos admiradores de este deporte e incluso posibles jugadores profesionales de balonmano en un futuro, aunque el fútbol sigue erigiéndose como modalidad favorita.

Tras la intervención de la delegada de Deportes del Ayuntamiento de Sevilla, María del Mar Sánchez Estrella, antigua alumna del propio centro y quien animó a los escolares a jugar y a competir, deseando también suerte a la selección, los pequeños pusieron a prueba a los deportistas haciendo un breve juego en la pista del pabellón. Y aunque la experiencia es un grado, algún que otro alevín consiguió marcar un rotundo gol al portero de la selección. Por su parte, el entrenador del equipo, Valero Rivera, tenía las esperanzas puestas en el partido del próximo jueves. «A ver si hacemos un buen partido», explicaba, al tiempo que recordaba sus comienzos al ver a los pequeños. «Me recuerda a la época en la que yo empezaba, me vienen muchos recuerdos a la memoria», reconocía Rivera.

En pleno fragor y sin apenas poder caminar, rodeados por los centenares de alumnos, uno de los componentes de la selección española de balonmano, Gedeón Guardiola, mostraba su satisfacción con la visita: «Se agradece, tener este recibimiento te carga las pilas».