El estrés se ha convertido en una palabra cotidiana de nuestros tiempos. Se dice que es uno de los males más populares que sufre el hombre, sin distinción de edad, género o clase social.

El ritmo acelerado de vida; las preocupaciones económicas, laborales o escolares; la imagen física; el desarrollo tecnológico; así como la prisa o cualquier suceso que genere una respuesta emocional negativa puede causar estrés.

Sin embargo, no está todo perdido. Actualmente, el estrés puede ser conquistado cambiando nuestro estilo de vida: dándole tiempo a nuestro espíritu, cuerpo y mente.

Por este motivo, de los 46 talleres socioculturales que oferta el Distrito Los Remedios, el taller de yoga que imparte Francisco Rodríguez, en el Centro Cívico El Tejar del Mellizo, los martes y los jueves por la mañana, es de los que más éxito está cosechando este curso 2013-2014. «El yoga es la mejor alternativa para mantenerse en forma y a la vez relajarse y olvidarse de todos los problemas cotidianos», apunta Fran, que os como lo llaman sus alumnas. De él destacan su calidad humana y la paz que transmite a la hora de dar las clases, «Fran es muy tranquilo, con lo cual,viene perfecto para la disciplina que imparte», subraya Concha Alba, una alumna del taller.

Según Fran, estas clases suponen un entrenamiento rápido y sencillo. «Están diseñadas para desbloquear el cuerpo y reducir la tensión muscular». Además, para compensar el exceso de ansiedad siempre aconseja a sus alumnas: una postura adecuada, realizar ejercicios respiratorios y aprender a centrar la mente. «Quedarnos quietos y en silencio son formas efectivas y económicas para obtener claridad mental».

Asimismo, el taller se centra en el trabajo físico como medio para conseguir el bienestar espiritual. «Llevo muchos años practicando yoga y hay muchos profesores que se pasan las clases hablando. No obstante, con Fran estamos todo el tiempo practicando diferentes ejercicios y además, siempre está atento para ayudarte y corregirte», explica Concha, y añade que desde que empezó este taller nota que cada día se encuentra de mejor humor. «Siempre voy muy acelerada, sin tiempo para nada, y llegas aquí y sales con otro talante para continuar la lucha diaria», señala la alumna.

Seguramente, dado los tiempos que corren, no podremos eliminar, del todo, las fuentes que nos suscitan estrés, pero, sí podemos aprender a buscar un equilibrio, experimentado todos los beneficios que aporta el yoga. «El yoga mejora notablemente la salud de quienes lo practican, y sus ventajas pueden comprobarse en una sola clase», acentúa Rodríguez, y anima a todos los vecinos que deseen disminuir los niveles de estrés a que se apunten el curso que viene a este taller de yoga que ofrece el Distrito Los Remedios. «Un auténtico lujo al alcance de cualquiera», concluye.