Bajo el lema «Navidad en Los Remedios, un tren cargado de ilusiones», se han presentado una serie de actividades encaminadas al disfrute de los más pequeños del barrio. El ambiente está inspirado en la película «Polar Express», en la que un niño, despierto en su habitación, en una nevada de Nochebuena, espera la llegada del trineo de Santa Claus. Faltan cinco minutos para la medianoche. De repente, un atronador estruendo sobresalta al muchacho. Frente a su ventana, un tren negro. El muchacho sale corriendo, vestido sólo con un pijama y unas zapatillas, y es recibido por el revisor del tren que parece estar esperándole. «Bueno, ¿vienes?», pregunta el revisor. «¿Adónde?», responde. «Al Polo Norte, por supuesto. ¡Éste es el Polar Express!». Esta es la recreación en la que se enmarca el mercadillo de Navidad que se inauguró ayer 6 de diciembre y que se podrá visitar hasta el próximo 31 de diciembre, ubicado a lo largo de la calle Asunción. Una estación victoriana con una gran locomotora que interactuará expulsando vapor y humo.

Detrás de la locomotora hay 6 casetas de madera con tejado a dos aguas que albergan 24 stands propios del mercadillo. En el centro de la calle hay un tren eléctrico con un gran árbol de Navidad para que todos los niños que así lo deseen puedan disfrutar de una tarde agradable. El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, descubrió ayer la locomotora, se subió a ella y la puso en marcha. En ese momento, aparecieron diversos personajes inspirados todos ellos en la película: un maquinista, un revisor y unos diez niños en pijama. El alcalde estuvo acompañado por la delegada del distrito Los Remedios, Carmen Ríos. Además hubo un zancudo representando el espíritu de la Navidad.

Asimismo, un tren neumático paseará por las calles del barrio y tendrá su parada principal en la calle Asunción. Este año, la Navidad tiene una parada obligada en Los Remedios.