El portavoz municipal del PSOE, Juan Espadas, y el concejal Joaquín Díaz se reunieron esta semana con asociaciones y colectivos de Los Remedios para analizar el estado del barrio y en nivel de ejecución de los compromisos electorales de Zoido. Junto al mal estado de mantenimiento del barrio con problemas en calzada y acerados, según la versión de los socialistas, los vecinos denunciaron el incumplimiento del punto que afectaba a la dotación de pistas deportivas en el parque de Los Príncipes, una promesa incluida en la agenda de prioridades que debería haber estado culminada en los tres primeros meses de Alcaldía. A ello, Espadas une la falta de iniciativa en dos años «para decidir o impulsar el uso ciudadano de la antigua fábrica de Tabacalera, donde los vecinos siguen esperando siquiera que el alcalde mueva ficha».

«Es un espacio sobre el que no ha habido avance alguno pese a que el alcalde lo ha venido anunciando de manera recurrente. Es la peor forma de desinterés hacia una infraestructura del barrio que tiene muchas potencialidades y que hace falta afrontar de forma valiente para el beneficio del conjunto de la ciudad». En este sentido, Espadas recordó sus propuestas para dotar a este complejo industrial en un centro cultural y ciudadano público, con zonas deportivas que aprovecharan la privilegiada proximidad al río, y con la posibilidad además de permitir aquí la instalación de un hotel.

El socialista planteó «el fracaso de Zoido en los barrios donde ni se ha centrado en la micropolítica como prometió ni ha sido capaz de ilusionar con proyectos que mejoren el nivel de infraestructuras públicas, como ocurre en Los Remedios».

«A mitad de mandato, Zoido debe al barrio 7 de los 11 compromisos concretos que asumió en su programa con los vecinos», entre los que además de la fallida Policía de Barrio común al resto de distritos, se encuentran el soterramiento de contenedores o mejoras en las conexiones de Tussam que los vecinos siguen esperando junto con carril bus.

Además, siguiendo la tesis de los socialistas, los vecinos reclaman soluciones para espacios no resueltos y que generan problemas de convivencia como es la explanada próxima al Mercantil que concentra macrobotellonas sin control.