El Grupo del Partido Popular presentaba en la Junta Municipal del Distrito Los Remedios de junio una propuesta de urgencia con el objetivo de «instar a la Delegación Provincial de Educación a estudiar los casos de cada colegio del Distrito Los Remedios individualmente, teniendo en cuenta que al ser obligatoria la educación en Primaria, se haga una distribución de los niños no admitidos en los tres colegios del barrio y así se pueda escolarizar a los niños en los colegios de la zona».

La portavoz del Grupo Popular, Rocío Cuervas, alertaba del «problema que tenemos año tras año. No hablamos de ampliar la ratio, pero sí tratar individualmente la problemática de cada colegio en el barrio, hacer un análisis de los niños que se quedan fuera y hacer un esfuerzo por reubicarlos en los centros de la zona. Nos parece absurdo que, según los datos, los reasignen en otros distritos». Y es que los miembros de la Junta Municipal del Partido Popular enumeraron el listado de los niños no aceptados en los colegios de Los Remedios: Padres Blancos 29 niños en 1º Infantil (4 líneas) y 6 niños en 1º Primaria (4 líneas); Santa Ana 14 niños en 1º Infantil (4 líneas) y 4 niños en 1º Primaria (4 líneas) y Vara de Rey 10 niños en 1º Infantil (3 líneas) y 1 niño en 1º Primaria (3 líneas).

«Las soluciones que da Educación no son las adecuadas, y las familias lo están pasando mal. He ido a tres sorteos y en ninguno mis hijas han sido aceptadas», lamentaba la portavoz. De esta forma, se generaba el debate en torno a esta «dramática situación» por la que cada año deben atravesar las familias. «He sido profesora y el problema es que los profesores quieran o no trabajar. He tenido hasta 60 alumnos en una clase. Y no entiendo que desde otras localidades vengan a los centros del barrio, y quienes viven junto al colegio no puedan acceder. Es muy grave para muchas familias», apuntaba la portavoz de la Asociación de Vecinos Guadalquivir, Hipólita Tovar.

Asimismo, diversos representantes de asociaciones manifestaron la «desigualdad» a la hora de ser admitidos y cómo desde los alrededores llegan a conseguir una plaza en estos centros escolares. «Muchos se empadronan en casa de los abuelos, eso lo sabemos todos. Por eso se admite a un niño que venga de Palomares y no a uno que vive en el barrio realmente», afirmaban. Además, el tema sacó a la luz casos en primera persona en los que miembros de la propia Junta del Distrito llevan cada día a varios de sus hijos a centros escolares diferentes y no todos en el mismo distrito. La propuesta fue aprobada con la mayoría de los votos a favor y la abstención del Grupo de PSOE e Izquierda Unida.