Jesús Bernal trabajaba como gestor de proyectos en una empresa de Telecomunicaciones y sufrió dos expendientes de regulación de empleo consecutivos. Su mujer, Rosa Rodríguez, era profesora y se quedó en paro. Pero «La niña María», su empresa de catering, les ha devuelto al mercado laboral. Desde hace apenas dos semanas, regentan el bar ubicado en el Centro Cultural y Recreativo Parque de los Príncipes, en la calle José Velázquez Sánchez en Los Remedios. Una puerta que han abierto hacia otro mundo profesional, el de la hostelería, al que se dedican en cuerpo y alma de lunes a domingo. «Nosotros nos encargamos de la explotación del bar, está totalmente abierto al público. es de acceso libre, y vimos la oportunidad para emprender un nuevo negocio», explica Jesús Bernal.

Así, se beneficiaron del pago único de la prestación por desempleo para realizar esta inversión. Con ello, han podido además reformar este espacio, que se inauguró el pasado 9 de febrero. «Hemos querido darle un toque totalmente diferente y de momento parece que gusta. Traemos género de primera calidad, chacinas de Jabugo, hacemos guisos diarios como espinacas, menudo, sangre encebollada, tenemos también montaditos de salmón, bacalao, todo de primera calidad», apunta. Y en tan poco tiempo, ya han conseguido crear la tapa de la casa, el plato estrella entre sus clientes: anchoas imperiales sobre tosta de pimientos asados. «Este trabajo es sacrificado porque pasas muchas horas. Abrimos a las 12.00 hasta las 16.00, y por la tarde a las 19.30 hasta las 00.00 horas, pero por la mañana tienes que ir a hacer la compra y traer provisiones», afirma Bernal. Desde Sevilla Este, donde residen, se desplazan cada día a Los Remedios para sacar adelante este nuevo negocio que regentan con gran ilusión, aunque proceden originariamente de la Carretera Carmona.

Y los precios, como no podía ser de otra manera en estos tiempos, son asequibles. «Tenemos tapas, montaditos y guisos a 2 euros, la cerveza a 1 euro, son precios muy buenos en esta zona», asegura. Los socios de este Centro Cultural y Recreativo Parque de los Príncipes ya han bautizado a Jesús y a Rosa como «el Lázaro porque esto está empezando a resucitar». Esperan cumplir con las expectativas, no sólo de los socios, sino también de los vecinos que se animen a pasar por este renovado local. Mañana sábado se enfrentan a la gran fiesta de Carnaval que cada año organiza este Centro y que tendrá lugar a partir de las 12.00 horas. Casi un centenar de personas se reunirán para disfrutar de un día carnavalesco en el que degustarán un plato de arroz campero por tan sólo 1,50 euros. Todo el que lo desee puede pasar. Jesús y Rosa, a buen seguro, estarán a la altura.