Estar a la última cada vez «cuesta» menos. Las tendencias no tienen por qué estar reñidas con el bolsillo y para muestra, un botón. La tienda Garbo ubicada en Virgen de Loreto número 22 desde hace dos años, ha revolucionado el mercado gracias su fisolofía: «ropa y complementos de tendencia a precios de crisis!». Todo un lujo para nuestra economía hoy día que agradece que los artículos de moda no se convierten en prohibitivos. Por ello, dos jóvenes emprendedores, Borja Vázquez y Álvaro García, han sido los artífices para poner su tienda «de moda».

El éxito de su neLa tienda Garbo ya ofrece prendas de la colección primavera-veranogocio bien puede medirse por las prendas de rebajas que subsisten en su local: apenas unas 15. En un sólo día se agotaron casi todas las existencias y prueba de ello es que los colores de la temporada primavera-verano ya inunda Garbo. «Aquí tenemos las últimas tendencias, y tratamos de vender barato y más cantidad. Preferimos ganar menos en la venta pero que la clientela vuelva», apunta Álvaro García. Y es que el «chip» ha cambiado y en los tiempos que corren, hay que adaptarse. «Prefieren comprarse varias prendas a una sóla prenda más cara. Además, intentamos diferenciarnos escogiendo lo más exclusivo», explica. Y ahí radica el éxito. Además, este escaparatista de profesión, afirma que algunas de las prendas que tienen a la venta están disponibles en otras tiendas por el doble de precio. La atención al público es otra de sus bazas. «Aconsejamos, somos como un personal shopper, si nos piden algo intentamos buscarlo».

Complementos, moda, bisutería, calzado, siempre según las tendencias y buscando «aquellos artículos que no tengan los demás, los buscamos antes y más barato». Cada día se reponen prendas nuevas, con lo cual, la rotación de los productos es diaria, según comenta Vázquez, patronista industrial. Ésta es una forma de renovar el armario sin preocupación por que pase de moda el próximo año. «Si no se llevan por ejemplo las tachuelas al año siguiente, pues no duele tanto el bolsillo», explican. Y hacen una especial advertencia: si no compras en el momento, puedes perder la oportunidad. «La ropa tiene mucha salida todos los días, y puede que vuelvas al día siguiente y ya no esté la prenda del día anterior». Sin necesidad de realizar campañas publicitarias y sin página web, estos jóvenes empresarios han abierto dos locales más en Palomares y en Mairena del Aljarafe. Y, por qué no, se plantean en un futuro hacer sus propios diseños. De momento, combinan la moda con los precios «low cost». Ahora es, prácticamente, cuestión de renovarse o morir.