Impresionarte. Su nombre bien define la filosofía de este estudio fotográfico ubicado en la avenida de República Argentina 18. Studio Impresionarte, además de sus servicios de fotografía, ofrece como novedad en el mercado la escultura en 3D. Ahora puedes tener una reproducción de ti mismo a escala, de tu novio o novia, familia, amigos, como parte de la decoración de tu hogar. El procedimiento es sencillo. El primer paso es que la persona a inmortalizar elija la indumentaria con la que aparecerá en la escultura, ya que la imagen será una reproducción fidedigna de la realidad en el momento que acuda al estudio para tal fin.

«Se realiza un escaneo tridimensional. El cliente viene con la ropa que desee, posa en la postura que quiera, incluso puede traer un objeto que le identifique, y se hace todo el proceso en el estudio», explica Daniel Moya, que trabaja en esta empresa que dirige Carolina Soto. Para ello, hay que tomar medidas de cada persona, ya que las figuras se imprimen a escala según la altura real y según el tamaño que desee el interesado. «Hay diferentes tallas, el cliente elige la talla y se hace una escultura proporcional según su estatura. Si es una persona bajita, saldrá más pequeña. El tamaño habitual de una escultura de un adulto es de 12 centímetros hasta 22 centímetros», apunta.

El escaneo tarda apenas unos segundos y posteriormente se digitaliza el archivo y se imprime en 3D. Tres semanas más tarde, la escultura en 3D ya está lista para entregar. «La impresora tridimensional es como una impresora doméstica a color pero en lugar de imprimir papel, imprime en una especie de yeso y más componentes, en un material parecido a la cerámica. En vez de salir un folio, aquí sale una escultura», sostiene Moya. Y esto ha causado furor durante las recién pasadas Navidades, ya que ha sido uno de los regalos más originales por los que han optado gran parte de los sevillanos. «Hemos tenido muchos pedidos. Se suele regalar a parejas, hijos, suelen venir personas mayores, o alguien con alguna afición en concreto, embarazadas como recuerdo de ese momento…». Según sostienen desde Studio Impresionarte, en Andalucía es la única empresa que ofrece este servicio, y en España son pocos quienes ofertan este producto. Además, para esta entidad es un valor añadido, ya que completan su servicio de fotografía con la tecnología 3D.

«Esto es algo novedoso, el público busca algo más allá de la fotografía. Por ejemplo, hacemos reportajes de boda, pero también recreamos a los novios para la tarta nupcial, son ellos mismos y no la típica figura que se compra en cualquier sitio». Normalmente, los clientes quieren inmortalizar sus hobbies, por ejemplo haciendo yoga, o su profesión. Y por supuesto, también han tenido peticiones «extrañas» como hacer su propia escultura «desnudo, pero no lo hemos hecho». Desde 79 euros se puede conseguir una escultura 3D prácticamente idéntica a la realidad.