Aquí, una lata de refresco es un teléfono, las gafas de lectura tienen luces incorporadas, hay despertadores que sólo se apagan si se apunta con un láser a una diana y un grifo de ducha por el que sale el agua de un color diferente según su temperatura. El regalo más curioso e insólito puede encontrarse en Heracles, un establecimiento enfocado exclusivamente a regalos para hombres. La búsqueda de un presente original para el hombre finaliza en este lugar donde más de 6.000 productos se presentan como una alternativa a los regalos tradicionales. «Surge como una solución al problema que tienen muchas mujeres a la hora de regalar a un hombre, para que no sea algo aburrido, ya que está encasillado en los tradicionales como cinturones, corbatas, relojes, bufandas, que también los tenemos, pero hay quien busca salir de lo clásico y quiere arriesgar y sorprender», explica María Casal, propietaria de Heracles, ubicado en la calle Asunción número 7 desde el pasado mes de septiembre.

«La mujer dispone de más variedad en el mercado, y se mueve más por un concepto estético del regalo, mientras que el hombre busca algo práctico, relacionado con la tecnología», apunta Casal. Por ello, asegura que aquí hay lugar para todos los gustos, edades y bolsillos. «Está ideada para ofrecer soluciones, para regalar a quienes tienen de todo o para tener un detalle original». Vitrinas repletas de curiosos objetos y divididas según temática: de juegos, bodegas, despacho, aseo, relojes, ocio, Vespa, Beatles, … Tanta variedad que a veces «cuesta decidir. Hay clientes que dicen entrar en una tienda y no encontrar nada, y aquí no saben qué elegir», sostiene la propietaria de Heracles. La atención es personalizada y asesoran según las necesidades y gustos del obsequiado. Entre sus artículos, la estrella es un corbatero automático. «Es el artículo rey de la casa, va girando dentro del armario, con luz, y puede colgar hasta 72 corbatas y 8 cinturones», afirma Casal. Entre otros regalos curiosos, un tapón de vino con clave para los más recelosos, radios de ducha impermeables, un llavero con forma de casete que graba hasta 20 segundos de locución para usarlo a modo de recordatorio, un convertidor de móvil a fijo, un teléfono con forma de inodoro, hucha hecha de billetes de 50 euros o un reloj de pared modificable que se proyecta «sin necesidad de clavar puntillas». E incluso los amantes del vinilo tienen un hueco en Heracles con variedad de tocadiscos y un artículo también famoso: las jukebox. Diversidad además en precios, ya que hay regalos disponibles desde 3 euros hasta 950 euros el más caro.

Todo lo inimaginable puede llegar a hacerse realidad en Heracles, que ahora suma este nuevo establecimiento al que nació hace ya 18 años en la Cuesta del Rosario. «Tenemos un libro de visitas, donde nos dejan sugerencias, objetos que les gustaría tener. Y cuando viajo, intento siempre encontrar lo que me piden», explica María Casal. Todo un reto que plantean a su propietaria y que siempre se propone conseguir. «El más curioso fue buscar un despertador con efecto amanecer, para aquellos que madrugan y aún es de noche, para no despertar tan cansado y que parezca que está amaneciendo. El despertador traía una lámpara con una luz tenue que gradualmente adquiría más intensidad. Fue difícil pero lo encontré, y es una satisfacción que el cliente salga de aquí con algo que se ajusta a lo que necesita o busca». El reto lo tiene ahora quien decida visitar Heracles, pues entre tanta originalidad, tendrá una difícil elección.