El Círculo Mercantil e Industrial de Sevilla, fundado en 1868, inauguró ayer sus nuevas instalaciones, que cuentan con una superficie total de 2.141 metros cuadrados y que se distribuyen en dos zonas. Por una parte el edificio de la entrada que alberga el control de accesos y los servicios administrativos, y por otro el edificio principal de cuatro plantas.

Según el propio club, la inauguración de las nuevas instalaciones responde, fundamentalmente, a la necesidad que tenía de modernizarse y abrirse al río Guadalquivir y al Parque de María Luisa.

Las obras comenzaron en diciembre de 2013 y el proyecto ha corrido a cargo del arquitecto Manuel Quijano. El propio arquitecto comentaba ayer, en la presentación de las instalaciones a los medios de comunicación y pocas horas antes de la apertura definitiva a los socios, que se trata de «alta eficiencia energética, sostenible, con estudiadas superficies acristaladas que mantienen la estética de la zona».

Durante la presentación de las instalaciones, el presidente del Mercantil, Práxedes Sánchez, fue explicando la utilidad de los nuevos espacios, entre los que se encuentran una nueva piscina climatizada, más zonas verdes, dos pista de pádel, gimnasio, sala de usos múltiples, casa de botes, salones sociales, vestuarios, cafetería, terraza, bar, cocina, vestuario de verano y otro gimnasio para deportistas.

Entre los asistentes destacaba el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, quien inauguró, junto al presidente del Mercantil, Práxedes Sánchez, el nuevo complejo. En su discurso el alcalde recordó que el Círculo Mercantil e Industrial es toda una institución en Sevilla, «su historia está estrechamente vincula a la de la ciudad, pues no en vano es un club social y deportivo que está  a punto de cumplir un siglo y medio de vida».